SAUCONY PEREGRINE 7 REVIEW

Creo que no soy una excepción al decir que hay modelos o zapatillas en concreto que nos gustan más que otros, a los que les cogemos un especial cariño y, aunque estén hechas polvo, tengan un montón de kilómetros en las suelas o tengamos otras más nuevas y en mejores condiciones, nos resistimos a renunciar a ellas y siempre las tenemos en rotación.

A mí personalmente me pasa, y uno de ellos es mi Saucony Peregrine 4, que aunque ya tiene unos años, de vez en cuando sigue saliendo de “paseo”. La Peregrine es un modelo que en sus primeras ediciones pasó desapercibido porque apenas se promocionaba y porque tenía (y sigue teniendo), ni más ni menos, a una tal Xodus por hermana mayor que le hacía sombra. Poco a poco se fue descubriendo el potencial de esta zapatilla y con los años y las ediciones la zapatilla ha ido evolucionando y también su popularidad.

Ha pasado ya el tiempo y la SAUCONY PEREGRINE 7 representa la evolución de este modelo pero manteniendo toda la esencia y el ADN que se mantienen intactos. Los cambios con respecto a la edición anterior no han supuesto una revolución, sino que más bien se ha tratado de una mejora.

AMORTIGUACIÓN

La Saucony Peregrine 7 es una zapatilla que ofrece un excelente equilibrio entre amortiguación, y sensaciones. Tiene un chasis prácticamente similar al de su predecesora con un perfil bajo 21,5-17,5 mm y un drop bajo de 4mm.

Saucony Peregrine 7

Como novedad, en esta edición estrena una nueva cobertura EVERUN Topsole que recorre en una capa toda la longitud de la zapatilla, cuando en la Peregrine 6 solamente hacía aparición en una inserción en el talón. Esta capa se sitúa por encima de la mediasuela, justo debajo de la plantilla interior, muy próxima al pie. Con ello se gana, además de mayor confort, un poco más de retorno. El EVERUN es un compuesto basado en unas bolitas de TPU que ofrece una amortiguación más duradera y menos sensible a los cambios de temperatura, además de un mayor retorno energético.

El tacto de la Peregrine 7 tira un poco más a firme aunque no llega a ser una zapatilla dura. Aquí se nota la conjunción de la plantilla y el EVERUN Topsole que, aunque no le dan mucho recorrido, sí que dan un toque de comodidad adicional.

Saucony Peregrine 7

Aunque el drop es bajo, el perfil es un poco elevado ya que al grosor de la mediasuela hay que añadirle la profundidad del taco, que es de 5 mm con lo que tenemos una cierta separación entre el pie y el suelo. A pesar de todo la zapatilla flexa muy bien y eso que tiene una placa protectora que se situa entre la suela y la mediasuela y que es visible desde el exterior, con lo que se le añade un punto más de protección, sobre todo ante elementos salientes, y dicho sea de paso, también se pierde un poco de feedback del terreno sobre el que se pisa.

Saucony Peregrine 7

LA SUELA

Como he dicho anteriormente la suela de la Peregrine 7 es similar a la de su edición anterior, con unos tacos muy marcados y profundos de 5 mm orientados bidireccionalmente al sentido de la marcha.

Saucony Peregrine 7

Saucony Peregrine 7

Son taquitos de tamaño pequeño, muy incisivos que me recuerdan unas hileras de dientes dispuestas en filas preparadas para “morder” el terreno, y de hecho así va a ser, excepto en barro ya que entre fila y fila se crean unos surcos que favorecen la flexión durante la pisada, pero que cuando vamos sobre barro, éste tiene tendencia a acumularse.

Saucony Peregrine 7

Saucony Peregrine 7

Volviendo a los tacos, estos se “clavan” sobre el terreno y ofrecen una gran tracción incluso en subidas pronunciadas y en zonas con grava o con suelto.

Saucony Peregrine 7

Saucony Peregrine 7

En seco el grip es muy bueno, algo que ya me gustaba de la Peregrine 4, incluso sobre roca, pero en estas ediciones posteriores se ha mejorado bastante sobre todo de cara a salir en mojado con el compuesto PWRTRAC y, si no vamos a correr por barro (donde tiende a acumularse), ofrecen un buen equilibrio cuando esta todo húmedo y me han transmitido la suficiente confianza no solamente subiendo, sino también bajando.

Saucony Peregrine 7

Saucony Peregrine 7

EL CORTE SUPERIOR

La Peregrine 7 estrena un nuevo upper el cual es muy ligero y ha “eliminado”  superposiciones y refuerzos exteriores anteriores.

Saucony Peregrine 7

Ahora se presenta más limpio con toda una zona media y delantera de malla en la que únicamente unos pegados FlexFilm, muy bien disimulados e integrados con el diseño, se encargan de ofrecer soporte lateral hasta integrarse con el sistema de lazada y que se extiende hasta la puntera creando un sutil refuerzo libre de costuras.

Saucony Peregrine 7

En esta zona delantera se amplia la protección con un uñero que mejora la durabilidad en esa zona tan sensible a las roturas.

En la parte posterior tiene un contrafuerte bastante contundente, no muy habitual en zapatillas que han de presumir de ligeras, y que mantiene el talón sujeto y estable en todo momento. Se combina con un collar acolchado que se amolda bien bajo los tobillos evitando movimientos no deseados.

La lengüeta esta muy bien acolchada, en esto no han escatimado tiene un buen mullido pero para compensar la han hecho corta y apenas aparece un poquito por encima del nudo cuando las atamos. Se encuentra unida al forro interior evitando que se desplace y que entre la suciedad en el interior. Al mismo tiempo hace que el pie quede “enfundado”, a modo de calcetín, mejorando la sujeción y el confort.

Saucony Peregrine 7

Tiene una horma estrecha y aunque tiene una buena longitud (ha ganado en largo), no se nos quedará corta, sí que tiene algunas cotas más ajustadas. En el talón y mediopie se encaja bien pero sin mucha holgura, notando más las limitaciones de espacio en los lados a la altura de los metatarsos, sobre todo si encima llevamos un calcetín un poco gordito.

Saucony Peregrine 7

Saucony Peregrine 7

CONCLUSIONES

La Saucony Peregrine 7 es una zapatilla  de rendimiento, a la que exigirle y sacarle partido en la montaña, pero que se adapta bien a diferentes ritmos. Son 266 gramos de peso oficial que se transforman, por ejemplo, en 311,7 gramos en un 46EU que calzo yo. Un peso bastante aligerado digno de una voladora de montaña que atesora suficiente protección como para no dejarte en la estacada y todo ello sin tener que renunciar a una buena sensibilidad. A ello hay que añadirle una buena dinámica que hace que el peso se “sienta” realmente inferior cuando se corre con ellas al que indica la báscula.

Saucony Peregrine 7

Saucony Peregrine 7

Es una zapatilla para ir rápido sea cual sea tu peso, aunque eso sí, corredores de peso ligero pueden usarla para cualquier distancia, maratones y/o ultras incluido y, corredores de peso medio, como zapatilla para cortas y medias distancias. Si me apuras, incluso si rondas hasta los 85 kilos aproximadamente, puede convertirse en una gran alternativa para competir en trails cortos o como mucho una media maratón.

La Saucony Peregrine 7 va bien para casi todo, preferiblemente sobre terreno técnico, con piedras, suelto, tanto en ascensos como en descensos. Permite marcarse un buen ritmo sobre pistas, senderos y caminos menos exigentes gracias a su buena dinámica y, sobre mojado, se comporta de forma más que aceptable.

Saucony Peregrine 7

Saucony Peregrine 7

3 pensamientos sobre “SAUCONY PEREGRINE 7 REVIEW

  1. Pingback: SAUCONY KOA TR REVIEW | EQUÍPATE!!!TRAILandRUNNING

  2. Pingback: SAUCONY KOA ST REVIEW | EQUÍPATE!!!TRAILandRUNNING

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *