SKECHERS GOrun RIDE 5: Lavado de cara y Mejora, todo “de una”

Las GOrun Ride eran, hasta hace poco, las zapatillas de entrenamiento más permisivas y amortiguadas de Skechers. Era el modelo que utilizaban muchos aficionados a esta marca americana como zapatilla de entrenamiento, para acumular kilómetros y también era el modelo al que acudían muchos de los que querían acercarse a la filosofía de Skechers pero veían las GOrun algo escasas de mediasuela, amortiguación, etc. Tenían una buena cantidad de amortiguación y de un tacto bastante blando, horma amplia, no marcaban demasiado el bulto del mediopié, etc., por lo que eran muy confortables y eso ayudaba mucho a que gustaran tanto.

He escrito todo esto utilizando el pasado porque, en las GOrun Ride 5 hay cosas que han cambiado mucho, tanto como para que haya que hacer un aviso para navegantes porque, aunque la zapatilla es significativamente mejor que las versiones anteriores (es la mejor GOrun Ride hasta la fecha), quien busque continuidad en el modelo, a lo mejor se lleva una sorpresa.

Tranquilos que no sólo no se han cargado el modelo, sino que creo que son mejores y que le hacía mucha falta este repaso porque es un modelo que, aunque ha funcionado bien, tenía cosas mejorables. Por ejemplo, la amortiguación era blanda y con mucho recorrido por lo que les faltaba respuesta, se iban un poco en desplazamientos laterales bruscos, … Ahora son algo más firmes y todo eso ha pasado a la historia.

Pero no adelantemos acontecimientos, vamos a ir por orden, como siempre.

Mediasuela:

Son ya unos cuantos años probando zapatillas de Skechers y no sabría decir cuántas diferentes han pasado por mis pinreles pero sigo sorprendiéndome al ponerme a analizar su mediasuela y ver que únicamente utilizan un compuesto.

Sigue siendo Resalyte aunque en estas GOrun Ride 5 han recurrido a su última versión del polímero derivado de la EVA, el que llaman 5 Gen, que es algo más firme que su predecesor.

Las GOrun Ride 5 pierden el toque chicloso que ha caracterizado a esta serie desde sus inicios pero a cambio gana en estabilidad, durabilidad, respuesta, … así que creo que salimos ganando. Aunque en el borde exterior tengan un coloreado, no es un cambio de compuesto, no tiene nada que ver con las GOrun 4, GOrun Strada, GOrun Forza, etc.

Aunque aparenten tener tintes maximalistas, el talón está a 25 milímetros de altura y la puntera a 21 milímetros, medidas que están en el rango de muchas zapatillas de entrenamiento para corredores de peso medio así que ya podéis dejar de pensar en eso del maximalismo, al menos con este modelo.

Podemos variar la altura con la plantilla que tiene seis milímetros en talón y tres en puntera y digo “podemos variar” ya que es perfectamente factible correr sin ella, apoyando el pie directamente en el footbed. Esto tiene un coste: que se noten aún más firmes que con plantilla (también ganamos un poco de espacio interior, pero ahora estamos hablando de la mediasuela).

Sube bastante por los laterales, acunando al pie y, gracias al diseño con formas geométricas hacia fuera, se le da un plus de soporte, tanto por dentro como por fuera. Son las GOrun Ride más estables hasta ahora.

No podía faltar el M-Strike (el famoso bulto) que no se nota demasiado intrusivo y que permite correr perfectamente de mediopié, sin que nos sintamos raros. Me parece un buen movimiento porque, al suavizar el M-Strike, se abre el abanico de usuarios porque, para los que corremos de mediopié, tener un bulto muy marcado, introduce mucha inestabilidad, hace efecto frenazo en muchas pisadas, etc.

Se le ha curvado mucho el talón para facilitar la entrada e incitar a la caída con el mediopié y, a tenor de lo que me han comentado compañeros que están corriendo con ellas, les está yendo genial (he recurrido a ellos porque, para mí, correr de mediopié es lo más normal del mundo así que quería feedback de corredores que son principalmente talonadores.

El cambio de temperaturas, sobre todo el recalentamiento ha sido un caballo de batalla en algunos modelos de Skechers pero, por lo que he visto, este nuevo 5 Gen gestiona mejor las temperaturas extremas, se nota mucho menos el cambio de carácter según pasan los kilómetros. También va mejor de cara a la durabilidad así que, salvo que uno sea de los que gustan de ir sobre algodones, el 5 Gen es una clara mejora sobre lo anterior.

Como decía en párrafos anteriores, el tacto global de las GOrun Ride 5 es firme y así se percibe al chafar con la mano y al calzarlas. No es una tabla, pero si vienes de versiones previas o gustas de tacto muy blandito, te sentirás extrañado al principio.

¿Es necesario período de adaptación? Pues sí y no, depende de la experiencia, técnica, de qué modelo se viene, … amén de las típicas preguntas que se hacen de edad, peso, altura, tipo de pisada, … A mí me parece que sí viene bien, no tanto porque sea un forma de acelerar el inicio de uso de las GOrun Ride 5, sino también por las mejores indicadas en respuesta y demás.

He dejado para el final la flexibilidad porque es un tema que también tiene su aquél ya que algunos usuarios de Skechers las están criticando por ser muy poco flexibles. Si se comparan con unas zapatillas “estándar”, las GOrun Ride 5 estan en la parte alta de la tabla gracias a su flexibilidad pero si se ponen cara a cara contra unas minimalistas, sí que sale perdiendo de calle.

Personalmente, me parece que las GOrun Ride 5 tienen una flexibilidad, movilidad y resistencia a la torsión adecuadas, que todo eso le da un plus de estabilidad y que, le permite cubrir una parte del segmento zapateril que antes tenían abandonada o que cubrían de una forma un tanto sui generis.

Suela:

La suela, por más veces que me la expliquen, no la entiendo, lo siento. Y lo malo es que me pasa con todas las Skechers (salvo GOrun Strada y GOrun Forza).

En serio, soy incapaz de entender cómo razonan a la hora de cubrir las zonas con un caucho más resistente que el Resalyte de la mediasuela. Bueno, las zonas sí las identifican bien pero no sé en qué piensan a la hora de diseñar las “coberturas”.

Al mirarlas desde abajo, vemos unos tacos negros y otros amarillos que no sabría decir si son de diferente compuesto porque, a nivel de densidad, me sale la misma. No obstante, me imagino que sí habrá alguna diferencia y que los negros serán algo más resistentes porque están en zonas de mayor desgaste.

Se han cubierto las zonas de mayor desgaste, tanto en la entrada de la pisada como en el momento del impulso y despegue: exterior del talón y el mediopié, metatarsos y puntera, … pero ¿realmente piensan que con un circulito de centímetro y medio de diámetro y un taco rectangular de poco más área es suficiente para que un corredor que talonee con un a técnica regulera no lo lime en un plis? O, ¿qué pasa con un corredor eficiente que tira mucho de la puntera, no se va a pulir rápidamente la zona que queda entre los cinco tacos de los metas y el de la puntera? Inexplicable para mí, os lo digo de corazón.

Pero, ojo, que nadie se piense que estoy criticando la suela de las GOrun Ride 5 (aunque lo haya podido parecer) porque fuera de esa crítica que he mantenido en todos los modelos de Skechers, he defendido su suela casi rozando el fanatismo porque me parece que tiene cosas muy buenas.

La flexibilidad es muy buena y les permite deformarse como le pidamos lo que le da una transición muy suave y, además, le permite adaptarse muy bien al terreno. El Resalyte agarra que da miedo, mucho mejor que muchos de los cauchos que otras marcas diseñan específicamente para superficies mojadas. Desde que le separaron los tacos ya no recogen apenas piedras y, si lo hacen las sueltan rápidamente. Hay mucho contacto con el suelo, porque siempre apoya mucha suela. Es muy silenciosa. Etc.

Y, aunque muchos digan lo contrario, con una técnica mínimamente decente se les pueden sacar muchos kilómetros (unas de las voladoras a las que más kilómetros le he sacado han sido unas GOmeb del primer modelo).

Upper y Horma:

En el upper, Skechers no suele fallar, más bien suelen lucirse y, en las GOrun Ride 5, han dado en el clavo con un úpper muy práctico y resultón amén de que sea tecnológicamente avanzado.

Aunque parezca que tiene dos zonas, en realidad es todo una misma rejilla sintética en la que han coloreado los triangulillos de una u otra forma. Por el interior lleva otra rejilla mucho más suave con agujerillos algo más grandes por lo que el conjunto final es muy transpirable, no del que te deja los pies congelados porque tiene que tener cierta estructura (no olvidemos que son unas zapas de entrenamiento), pero si bastante fresquito.

Por encima, todos los refuerzos van pegados, salvo algunas costuras testimoniales en la mitad del mediopié en una pieza que forma parte de la ojetera.

La puntera va muy protegida con una pieza plástica que hace prácticamente imposible que a base de roces la rompamos y tiene la ventaja de que no la vuelve nada rígida por lo que, contando con la amplitud de la horma, deja mucho espacio (aunque sin caer en el error de modelos previos que podían ser demasiado amplios).

El mediopié está más elaborado con una amalgama de refuerzos termopegados que le dan estructura, hacen trabajo de reflectantes, tensan la ojetera hacia los laterales, …

Es un ajuste excelente y, gracias a él se pueden permitir dejar cierta holgura en antepié y talón.

El talón, tiene un contrafuerte que no es excesivamente rígido y sí bastante ancho por lo que, aunque la sujeción sea buena, no es nada agobiante y si presionamos hacia dentro, podríamos hasta pensar que no tienen contrafuerte.

Es bastante bajito, mucho para mi gusto y para quien las piense usar sin plantillas y el Quick-Fit no me gusta nada, no sólo por la sensación de tener ahí algo raro, sino porque no sé qué aporta (eso de que permite tirar mejor al calzarlas es una chorrada porque se calzan perfectamente sin él).

Quien guste de tobillos ajustados las encontrará algo permisivas de más, incluso usando el ojal adicional para lo que tendrá que usar una cordonera propia porque la que traen es cortísima y no da para usarlo (llega justita para el atado normal). La cordonera es plana y ligerísimamente elástica y viene de serie con una segunda tradicional (en este caso, blanca).

Se le puede quitar la plantilla porque el footbed es excelente, y eso permite ganar algo de espacio y aumentar la firmeza y sensaciones que transmiten las GOrun Ride 5.

No marcan nada el arco (la presión que se ejerce viene del bulto del M-Strike) así que es una pena que no sean más fácilmente plantillables aunque, teniendo el bulto no le veo ningún sentido (para quien quiera unas Skechers para ponerle plantillas, que se vaya a las GOrun Strada o GOrun Forza).

Runneando con las GOrun Ride 5:

El placer de rodar tranquilo, con amplitud, suavidad en el upper, … pero con agilidad cuando hace falta, ligereza en los pies, facilidad para llevar una buena pisada, …

Algo así podría ser el resumen de lo que siento cuando corro con las GOrun Ride 5 que, como he comentado, son unas zapatillas de entrenamiento pero que mantienen toda la filosofía de Skechers.

El único “giro” que han dado ha sido lo de que la mediasuela sea algo más firme pero, como lo están haciendo en casi todos los modelos, es algo a lo que nos vamos a tener que acostumbrar y que creo que le viene muy bien, sobre todo en las gamas que eran un tanto chiclosas de más como le pasaba a las GOrun Ride.

En el 8.5 USA no han llegado a los 240 gramos (237 gramos para ser exactos) así que, como os podéis imaginar, una vez calzadas es casi como no llevar nada en los pies, dan ganas de salir a zapatear con ellas inmediatamente. Por cierto, quien le quite la plantilla, le tiene que restar casi veinte gramos así que, ojito, que las metes en el sub 220 gramos, pesos donde ya se encuentran algunas voladoras (lo digo no porque esto las convierta en voladoras sino para que os hagáis una idea de qué rango de pesos estamos manejando).

Una vez que te pones, salvo que no hayas usado nunca unas Skechers y necesites un poco de tiempo para adaptarte al M-Strike (más por las sensaciones que por otra cosa), en un plis estás cogiendo la velocidad y frecuencia de crucero y, como te descuides, estás rozando ritmos en los que se recalienta el motor.

No es que se lancen solas, pero no son torponas y se animan a fiestas alrededor de los 4’/km e incluso algo más rápido sin ningún miedo. Ésa es una de las cosas que más me han gustado, que se puede rodar de tranqui o a ritmos alegres cuando te apetece resoplar un poquito.

El terreno les da igual, esté seco o mojado, sea duro o no y únicamente pueden quejarse si es muy pedregoso o irregular porque, aunque haya cierto grosor, no deja de ser una suela sin protección así que, los picachos, se transmiten al pie. Me han gustado mucho en tierra, como me ha pasado siempre con las Skechers, porque el taqueado agarra muy bien.

Si se mojan, no se defienden mal a la hora de secarse y transpiran bien así que el pie no se cuece dentro.

A nivel de estabilidad, pues la marca de la casa: antepié estable por la anchura, pero zapatillas muy flexibles y con el M-Strike así que, quien quiera algo que no le deja pronar, que busque en otra marca porque en Skechers está complicado (como mucho, las GOrun Forza). Además, al tener tan curvado el talón y la puntera, quien esté acostumbrado a las zapatillas con soporte clásicas, seguramente eche en falta algo de contundencia.

Me han sorprendido bastante, muy positivamente porque le había perdido las ganas a la serie GOrun Ride que me parecía demasiado chiclosa, sin carácter, para quien simplemente busca “algo ligero, blando y amplio” pero, cuidado, ahora ya sí que son una buena alternativa para pelear en el segmento de las zapatillas de entrenamiento para gente de pesos medios y pueden llevarse a bastantes corredores en el zurrón porque a ligereza y agilidad pocas se le acercan. Falta por ver cómo se toman los usuarios fieles el tema de la mediasuela y el cambio hacia un tacto más firme.

Skechers Gorun Ride 5

Skechers GOrun Ride 5