SKECHERS GOrun FORZA: Para Pronadores… y Neutros

Skechers lleva mucho tiempo yendo a por nota y no sólo va mejorando sus modelos versión a versión sino que, poco a poco, va ampliando su catálogo para cubrir un mayor número de perfiles de uso.

Por la filosofía de la empresa y cómo entienden esto del correr, no se han apurado en lanzar unas zapatillas con soporte a pesar de que era una de las demandas que hacían muchos de los usuarios. En su descargo, hay que remarcar que también era una tarea compleja porque no es sencillo implementar su concepto estrella, el M-Strike (el famoso “bulto”), en unas zapatillas para pronadores. Y, es más, creo que han hecho bien en no precipitarse porque, para lanzar una castaña pilonga, mejor esperar hasta tener un producto que sea realmente bueno.

La primera aproximación vino con las GOrun Strada que, siendo neutras, ya eran capaces de ofrecer una cota de estabilidad bastante alta y también dar servicio a corredores de cierto peso.

Pero, el verdadero asalto al segmento ha sido con las GOrun FORZA que, además, incorporan la mayoría de las tecnologías estrella de Skechers, lo que corrobora que, nuevamente, han puesto toda la carne en el asador y que no quieren ir de comparsa sino que quieren jugar un papel relevante.

Se está poniendo interesante el segmento de las zapatillas de entrenamiento para pronadores leve y neutros con necesidad de soporte porque últimamente se han lanzado GOrun Forza, Ultra Boost ST, Fresh Foam Vongo, … Por fin las marcas están poniendo foco en un segmento que, tal como llevamos diciendo algunos desde hace tiempo, tiene bastante demanda y, sin embargo, estaba desatendido porque las únicas que se han movido ahí claramente han sido las Infiniti y las Adistar Solution (posteriormente Supernova Solution).

Mediasuela:

Cuando hemos analizado unas Skechers, en el apartado de la mediasuela casi siempre tocaba decir que “la mediasuela es de un único bloque de Resalyte” pero en el caso de las GOrun Forza, se rompe esa costumbre porque, aunque la mayor parte de su mediasuela es de ese compuesto, en la cara interna tiene un gran bloque de una mayor densidad. Ambos bloques son de Resalyte, pero hay una gran diferencia en la densidad de ambos siendo el bloque interior un 20% más duro.

Aquí es donde reside gran parte de la gracia de las GOrun FORZA y, si me sorprendió la primera imagen que ví de ellas porque me habría esperado que Skechers trabajara sólo con geometrías en lugar de recurrir a dobles densidades, me ha vuelto a sorprender al correr con ellas porque es un soporte muy llevadero, nada intrusivo.

La unión de ambos bloques es lo que no me ha gustado mucho porque se ve alguna separación entre ellos pero de momento no he visto que vaya a más así que lo dejaremos sólo como un tema visual.

El Resalyte utilizado es el llamado 5 Gen que es más ligero y con mayor respuesta pero que también es algo más firme. Sigue siendo un tacto muy bueno porque es agradable en el momento del impacto y luego no tiene demasiado recorrido con lo que se tiene lo mejor de los dos mundos.

Se ven muy voluminosas aunque, según mis medidas, no lo son tanto porque tienen 27 milímetros de altura den el talón y 18 en antepié (medidos ambos sin la plantilla de cinco milímetros).

Con esto, sale un drop de nueve milímetros que es muy llevadero, y apto prácticamente para todos los públicos, no necesitan apenas adaptación. Y si la necesitan, es más por el diseño de la zapatilla porque siguen implementando el M-Strike aunque es uno de los modelos en los que menos se nota.

Es de los más conseguidos y, aunque al pisar sientes que el talón queda al aire, no se marca tanto como en sus hermanas que, bien en pleno mediopié o un poco más hacia el talón como en las GOrun Ultra, hacen que notes claramente ese “bulto”.

No termino de ver esta tecnología (M-Strike) en unas zapatillas para pronadores porque, cuando vas corriendo, por poco que se note, no deja de ser un punto donde se pierda una parte de la estabilidad. Aunque Skechers lo ha sabido solucionar muy bien.

Se pueden sacar a correr prácticamente directas desde la caja porque el Resalyte no necesita kilómetros para ponerse a tono. Tampoco le afecta en exceso la temperatura y se comporta de forma bastante homogénea con frío o con calor.

Al tener una capa tan gruesa, la respuesta que ofrece al recuperar su forma es limitada aunque, para ser unas zapatillas con soporte, son bastante vivarachas. La flexibilidad es infinitamente menor que en otras Skechers y es lógico que así sea porque tienen que evitar que pronemos indeseadamente.

Se ha sobredimensionado, ensanchándola según llegamos hacia la suela, para darle un mayor apoyo. Se nota sobre todo en la cara interna.

Suela:

En la suela vemos tres colores pero, analizando su dureza diría que dos de ellos (azul y gris) son muy similares. Otra cosa es que el azul resista mejor ante la abrasión y me imagino que irán por ahí los tiros.

Llama la atención que la suela está muy cubierta, nada de hacer como en otras GOrun donde queda mucho Resalyte expuesto y apenas se cubren unos cuantos circulillos (GOimpulse Sensors).

El motivo para este cambio viene por el usuario tipo que, además de pronador, probablemente sea de cierto peso y, quizá con una técnica no especialmente agraciada. Esto va en beneficio de todos porque por fin tenemos unas Skechers que duran muchos kilómetros y no se resiente el peso ya que es una capa de caucho relativamente fina. A nivel de durabilidad están claramente por encima de lo que solían ofrecer las Skechers.

El diseño me a gustado mucho, departamentado y curvado o aplanado según objetivos: talón exterior en una pieza separada, zona media con mucho apoyo con tacos planos, el exterior del talón con buen apoyo y un antepié con tacos casi independientes.

Se ha segmentado mucho para permitir cierta flexibilidad que prácticamente se nota sólo pasados los metas, en la zona de los circulillos.

Hay mucha base de apoyo y con un contacto muy fácil en superficie planas porque rápidamente hacen contacto con mucha suela. Destacar el hincapié que han hecho en la cara interna, con toda la zona grisácea que es la que se encarga de aguanta el envite de los pronadores.

Agarra muy bien, evidentemente en superficies lisas, tanto asfalto como losetas y lo bueno es que no se pierde ese agarre en tierra compacta o similares que tanto me ha gustado siempre en Skechers. Incluso siendo consciente de que estaba sacándolas de su zonas de confort, he hecho muchos kilómetros (incluso competiciones) con las GOmeb Speed (la primera versión) que, gracias al taqueado delantero, agarran de muerte. En mojado me han gustado pero quizá no me ha sorprendido porque es algo que siempre han hecho bien las zapatillas de esta casa.

Es curiosa la curvatura de la suela, no a lo largo, sino a lo ancho (en el eje longitudinal), porque estamos hablando de unas zapatillas para pronadores, que habitualmente buscan ser más plana. Lo bueno, que son más ágiles; lo malo, que no es tan estable.

Fijándonos en la zona media y trasera, es interesante cómo han curvado el borde de los tacos de la zona exterior para facilitar una entrada más limpia mientras que en la zona interior caen cortados en ángulo de noventa grados.

Como pega más relevante le pondría que, a pesar de tener tan segmentada la suela, caen un pelín a bloque cuando corres por superficies con piedras (quizá le falta un poco de flexibilidad longitudinal).

Upper y Horma:

El upper de las Skechers suele ser bastante bueno e incorporar cosas la mar de interesantes, amén de tener cierta complejidad técnica y, a nivel de comodidad, es difícil que no satisfagan a quien las calza. Transpirables, suaves, agradables al tacto, … son calificativos que suelen asociarse a sus zapatillas pero, igual que ha pasado en los apartados anteriores, las GOrun FORZA rompen con muchas de esas “tradiciones”.

A nivel de tejidos es un upper muy bueno y tremendamente cómodo en el que podemos diferenciar la zona del antepié, con una tela ligeramente elástica y el resto, que no posee esa elasticidad y es algo más resistente al roce.

El tacto por fuera recuerda en cierta medida a algunos derivados del neopreno (no el de los trajes sino p. ej. el de los portachip) por lo que es bastante suave pero por dentro lo borda: suavísimo, de los que se pueden usar con o sin calcetines de manera indiferente. Pensando en esto, se ha utilizado un tejido bacteriostático, no hay costuras, etc.

La puntera está bien protegida por una pieza plástica termopegada que no tiene estructura por lo que da mucha sensación de amplitud. No tanta como algunos modelos clásicos de la familia de las GOrun, pero sí amplitud suficiente como para que el pie se expanda a sus anchas. No hay ningún otro tipo de tira o refuerzo en esa zona.

En el mediopié y talón hay una capa algo más contundente de tejido que viene apoyada por un compendio de refuerzos termopegados que se van superponiendo y que encargan de envolver al empeine y sujetarlo con mucha firmeza pero sin producir tensiones puntuales en ninguna zona.

La lengüeta es estándar (me la habría esperado tipo botín), con un acolchado medio que protege a la perfección de las posibles presiones de unos cordones planos que podemos elegir en dos versiones porque, de serie, viene con los que veis en las fotos y con unos anaranjados más clásicos, completamente inelásticos. Son un poco cortitos y no dan para usar el ojal adicional.

En el talón, un contrafuerte relativamente grande se encarga de sujetar bien la zona trasera del pie sin producir sensación de agobio. De hecho, el collar es bastante ancho. no excesivamente alto y con un acolchado generoso, por lo que gustará más a los que prefieran ajustes un poco más laxos. El acabado interior de esa zona es buenísima, otra cosa marca de la casa.

Son de las Skechers que no tienen plantilla interior, por lo que hay que usar la que viene de serie o una que pongamos nosotros que, en el caso de que sea personalizada con algún tipo de soporte o corrección, probablemente encaje muy bien por la anchura pero que conviene probar por si nos saca muy para fuera el talón. El footbed sobre el que apoya es muy mullidito y es uno de los responsables de que, a pesar de tener un tacto tirando a firme, se perciba tan agradable en las GOrun FORZA.

Es algo menos transpirable que algunas de sus hermanas, pero tampoco podemos echarle en cara que sean calurosas, digamos que se mueven en la media. Igual que con la resistencia a los roces, una durabilidad media, salvo que hablemos de encontronazos con ramas o zarzas porque el tejido de la puntera sufre bastante en esos casos.

Es un upper curioso porque aparentemente son voluminosas, al menos al verlas desde fuera pero, al calzarlas, no se nota tanta amplitud. No agobia, pero ajusta más de lo que se podría pensar la mayoría de gente.

Destacar la gran presencia de reflectantes , además, de buena calidad y gran tamaño, que se ven a mucha distancia.

No me ha gustado la arruga que se produce en el primer ojal cuando te las atas aunque no genera molestias porque no hay estructuras rígidas.

Dinámica:

Las GOrun FORZA valen para un roto y para un descosido mientras hablemos de ritmos de entrenamiento porque, tan bien se va con ellas a trote cochinero como a ritmos que se acercan a los 4’/km.

No son para volar con ellas, pero no se hacen las remolonas y, si las comparamos con sus teóricas rivales, estarían en el primer tercio de la tabla, no tanto por la posible velocidad, sino por la agilidad.

Esto es debido, en gran parte, a la forma en que ofrecen el soporte que, lejos de ser como se ha hecho siempre, con una doble densidad potente que se opone con rotundidad al movimiento de pronación y que viene ayudada de un upper rígido, las GOrun Forza lo hacen de una forma mucho más progresiva y, lo principal desde mi punto de vista: sin entrometerse ni molestar cuando no se necesita.

Ojo, no nos engañemos pensando que son “unas neutras un poquito estables” porque son claramente unas zapatillas con soporte y, de hecho, en las primeras puestas me asusté pensando que no iba a poder sacarles bien el jugo porque soy bastante sensible a los controles muy marcados (alguna que otra sobrecarga e incluso lesión me he llevado por hacer la prueba de zapatillas con mucho control en la zona del talón). Sin embargo, cuando te pones a correr con ellas, simplemente notas que es otro rollo diferente al que nos tiene acostumbrados Skechers y que, aun dando mucho soporte, es gracias a una mayor densidad en la cara interna (más firme, pero sin excesiva diferencia y conservando cierta capacidad de compresión), a un upper que agarra de manera firme pero que no bloquea el pie, etc. De hecho, diría que casi me ha costado más acostumbrarme a la combinación de ese soporte con el M-Strike.

Para corredores muy pronadores o con pisadas deficientes que necesiten a una “Señorita Rottenmeier” que les pegue con el látigo cuando el pie se va de vareta no las veo pero para quien simplemente necesite un poquito de apoyo para cuando va cansado, para que les haga de freno inicial para pronaciones leves / medias o para quien tenga plantillas personalizadas y necesite además algo de soporte, geniales.

Alguno me ha dicho que vaya caca, que son muy pesadas pero, vamos a ver, aunque sean unas Skechers que suelen ser ligerísimas, estamos hablando de que son unas zapatillas con soporte que rondan la barrera de los 300 gramos: 309 gramos le declaran en el número de referencia (298 gramos han pesado en el 8.5 USA que he utilizado). ¿Pesadas? Caray, pues que me expliquen qué son las que pesan 25-30 gramos más.

Además, si para limarle unos gramos hay que quitarle caucho de la suela o hacer el upper más endeble, que las dejen como están, lo tengo clarísimo y me imagino que cualquier usuario con dos dedos de frente pensará así.

El upper es tremendamente cómodo y quitando lo que he comentado de la sujeción del tobillo, que quizá se la haría algo más ajustada, me gusta mucho y me parece que está empezando a dejar entrever, junto con otras compañeras, hacia dónde va a tirar Skechers en las próximas colecciones.

Seguramente podrían haberlo hecho más reforzado pero me imagino que no han querido salirse tanto de la línea general de sus zapatillas porque bastante shock suponen para los que estamos acostumbrados a correr con zapatillas de esta empresa americana.

Quizá donde sí podrían trabajar un poco es en el tema de la transpirabilidad, estoy seguro de que pueden conseguir que la tela sea un poco más fresquita y, de hecho, siendo la primera vez que usan este tipo de tela, estoy casi seguro de que en la próxima iteración variará y será algo más transpirable.

Quizá las GOrun Forza no seas unas zapatillas como para ganar en ninguna categoría de “las mejores del año en…”, pero creo que han venido para darle un buen susto a las clásicas de su segmento y que pueden ganarse a una buena parte del público porque tienen una versatilidad muy grande, punto donde suelen fallar las zapatillas para pronadores.

Sólo falta que los usuarios abramos un poco la mente y le demos una oportunidad, que nos las calcemos y veamos que, nuevamente Skechers ha sido capaz de meterse en una nueva batalla y que lo ha hecho presentando a unas buenas candidatas.

PROs & CONs:

PROs:

  • Bastante estabilidad y soporte sin ser intrusivas.
  • Validas para un rango muy grande de pesos, ritmos y tipos de pisada.
  • Ajuste bastante bueno.
  • Muchos y muy buenos reflectantes.

CONtras:

  • No termino de ver el M-Strike en unas zapatillas con soporte.
  • Transpirabilidad menor que muchas de sus hermanas.
  • Collar un poco bajo

 

Un pensamiento sobre “SKECHERS GOrun FORZA: Para Pronadores… y Neutros

  1. Pingback: SKECHERS GOrun RIDE 5 | EQUÍPATE!!! TRAIL and RUNNING