CAMISETA COREEVO K-LITE 2.0: LA LIGEREZA EVOLUCIONADA

Coreevo no es nuevo por estos lares porque ya hemos analizado algunos de sus productos que, como habéis podido ver en sus pruebas a fondo, nos han gustado mucho (las Pantorrilleras ColorTech por ejemplo).

En el horno tenemos otras prendas que irán saliendo poco a poco la camiseta de manga corta K-LITE 2.0 que os traemos en el menú de hoy y que es, desde nuestro punto de vista, uno de los productos más interesantes de esta empresa catalana.

De hecho, en más de una ocasión nos hemos declarado fans acérrimos de las prendas de la gama K-Lite porque combinan muy bien la mayoría de las características que considero básicas para las prendas deportivas: ligeras, buen ajuste pero versátil, suavidad, transpirabilidad, resistencia ante los olores, etc.

No son perfectas ni valen para todos los usos, perfiles de corredores porque eso es imposible tenerlo en una única prenda, pero las camisetas K-Lite de manga corta son, sin duda, unas de las más versátiles que hemos utilizado en entrenamientos con frío o calor, competiciones rápidas o ultras, gimnasio, …

Vamos a darle un repaso a esta segunda versión que introduce un conjunto de modificaciones encaminadas no sólo a mejorar, sino también a ampliar su perfil de uso.

La Camiseta de Manga Corta K-Lite 2.0 al detalle:

¡¡¡100% polipropileno!!! Sí, así como suena, sin ayuda de ninguna otra fibra el señor polipropileno se encarga de todo.

El polipropileno es Dryarn, uno de los mejores que hay actualmente y, probablemente, el primero que se ha popularizado en esta nueva hornada de prendas basadas en polipropileno que están surgiendo en los últimos años. De hecho, diríamos que es uno de los que más han contribuido a que se popularice esta fibra.

Las bondades que tiene la hacen extremadamente útil para prendas deportivas porque tiene una baja conductividad térmica, es bastante resistente, tiene una densidad baja, transpira muy bien, es bacteriostático e hipoalergénico, Vamos, que es uno de los “chicos guapos de la oficina”.

Gestiona muy bien la temperatura, permitiendo prendas termorreguladoras, que nos permiten mantener una temperatura bastante constante y cercana a los 37ºC. Deja pasar con bastante facilidad la humedad para que se evapore (al menos, si el entramado está bien diseñado). Dificulta la proliferación de bacterias con lo que no suele oler apenas. Es difícil que alguien le tenga alergia. Es muy elástico y resiste muy bien a la deformación, por lo que las prendas duran mucho.

Prácticamente todo son aspectos positivos y, los que eran menos buenos, gracias a la tecnología se han minimizado y, p. ej. gracias a la tecnología seamless ya es posible trabajar con él a gusto del diseñador para hacer prendas que parecen obras de arte.

En las K-Lite 2.0, encontramos cuatro tipos de entramados. En pecho y espalda, se combinan unas franjas horizontales de unos dos centímetros que van alternando un tejido un poquito más tupido y elástico sólo en horizontal con uno más abierto y elástico en las cuatro direcciones. En los laterales, el tercer tejido es más calado, para permitir un poco más de movilidad y transpiración. En las mangas, el tejido es el que hemos mencionado en primer lugar (el tupidito), con un pequeño reforzado en la zona de los hombros para el posible roce de las mochilas. El cuarto tipo es el gran triángulo que hay en la zona dorsal, con un entramado muy calado y transpirable (el que más de toda la camiseta) para facilitar la evaporación del sudor y permitir que se puedan usar con mochilas sin que se acumule ahí demasiada temperatura o humedad.

El patronaje se ha modificado respecto a la primera versión de las K-Lite para que, aunque sigan siendo camisetas para llevar ceñidas, no sean tan ajustadas como las anteriores. No llegan a ser unas camisetas sueltas, pero ahora ya no quedan tan apretaditas, algo que a algunos no les terminó de gustar. Digamos que han pasado de un patronaje “fitted” a uno “regular”.

La longitud es más o menos estándar, quedando ligeramente más abajo de la cintura de la malla o pantalón que estemos usando, lo justo para que no se queden al aire la panza y los riñones y suficiente para poder meterla por dentro si queremos sujetarla o taparnos un poco para evitar el aire o el frío.

El corte de las mangas es en raglán (diagonal) y son de un largo intermedio entre la manga corta y la francesa, quedando el cierre como el resto de la camisa, a mitad de camino entre el pegado al brazo y el suelto. Nos ha gustado ese punto porque es lo ideal para que no presione el brazo y para que no se vaya subiendo cuando braceamos o cuando nos ponemos una mochila.

Es muy ligera, con un peso declarado de 100 gramos pero que en la talla S que hemos probado se queda en 90 gramos. Cuando la tienes en la mano, no sólo es que creas no tener nada por lo poco que pesa, sino que te parece que va a ser papel de fumar, que se va a desintegrar.

La resistencia es un punto que nos parece mejorable en algunos aspectos porque, aunque para un uso bondadoso (p. ej. correr en asfalto) tenemos camiseta para mucho tiempo cuidándola mínimamente en los lavados (menos de 30º, sin suavizante, etc.), si estamos pensando en darle al trail running, tendremos que llevar un poco de cuidado con algunas cosas porque, p. ej. los enganchones y roces con los matorrales no le hacen mucha gracia. No se desintegran ni se le van los hilos a las primeras de cambio, pero sí que es fácil que se salga alguno un poco si hemos tenido un enganchoncillo.

Sin embargo, salvo que sea algo muy bestia, es algo meramente visual y no afecta a la funcionalidad ni el rendimiento. Lo que nos ha parecido curioso es que en un par de caídas que hemos tenido (una de ellas grandecilla), no se ha roto y no hay muestra de la rozadura, de ahí que no consideremos la resistencia como un mal punto sino que es simplemente por el tipo de entramado y grosor que tiene, que es algo proclive a enganchones, pero la resistencia del material sigue ahí presente.

A nivel de transpirabilidad y gestión de temperatura y humedad es fresquita por lo fina que es pero, por las propiedades del polipropileno, cuando empezamos a correr y a darle candela, la temperatura se estabiliza y es una sensación que a algunos les agobia un poco en épocas calurosas porque crean una falsa sensación de calor.

En cuanto a la humedad, “fifty fifty” que dicen los anglosajones porque, funciona muy bien pero llega a colapsar y, si pasamos ese punto, le cuesta recuperarse y empieza a acumular mucho líquido. Es decir, mientras haya unas condiciones ambientales favorables, evacua mucho y rápido pero si pasamos cierto punto, empieza a calar y ya no hay quien la pare. Esto lo hemos comprobado en varias sesiones de gimnasio, en la bici estática o la cinta y hemos llegado a dejarla completamente empapada, teniendo incluso que escurrirla en la ducha antes de meterla en la bolsa para volver a casa porque pesaba un quintal.

En exterior nos ha costado más llegar  esa situación de colapso y sólo lo hemos conseguido en entornos con altas temperaturas y mucha humedad relativa y nunca ha llegado a ser tan exagerado. Por lo tanto, creemos que es una prenda para utilizar como capa única o, como mucho, con un chalequillo porque si se le pone encima una segunda capa, por muy transpirable que sea, posiblemente no sea capaz de evacuar el sudor a la velocidad a la que lo saca la K-Lite y acabaremos haciendo efecto invernadero.

Farmacia-spain.com/kamagra-oral-jelly-100mg-sin-receta/

Vistos los aspectos un poco más técnicos, comentar que está disponibles en cuatro tallas (S, M, L, XL) y que el tallaje es bastante estándar así que mantendría la talla de referencia.

Como bien sabéis, en Coreevo no descuidan el tema del diseño y el colorido así que se pueden elegir en cuatro combinaciones de colores que combinan a la perfección con otras prendas de la casa como p. ej. las Pantorrilleras ColorTech: Amarillo-Azul, Azul Claro-Azul Oscuro, Rosa-Negro, Team (Rojo-Negro-Blanco).

Y, bueno, para terminar, otra buena noticia ya que, además de todas las mejoras y evoluciones que hemos ido viendo, se le ha reducido el precio respecto a la primera versión.

Puede comprarse en Coreevo por 39 €.

Coreevo K-Lite

Coreevo K-Lite 2.0