COREEVO PANTORRILLERAS COLORTECH

Coreevo es una joven empresa catalana especializada en el textil deportivo y, sobre todo, en el textil de compresión que, a pesar de su juventud, goza de muy buena consideración dentro de varios deportes gracias al buen trabajo que llevan haciendo en estos años.

Su gama de productos  se centra en el uso del polipropileno, concretamente DRYARN y,  a nivel de marca se caracterizan también por su gran compromiso con algunas pruebas y, sobre todo, con muchos deportistas con los que colaboran no sólo pensando en la parte marketiniana sino también para obtener el feedback sobre sus productos porque tienen claro que, quienes mejor conocen como se desenvuelven en el campo de batalla son los propios deportistas que los exprimen en sus entrenamientos y competiciones.

Su primer producto fueron unas pantorrilleras de compresión que han dado muy buen resultado a todos los que las hemos utilizado y poco a poco han ido incorporando nuevos productos a su catálogo en función de las necesidades que han ido identificando: mallas, camisetas, manguitos, guantes, mochilas, …

Hace unos meses lanzaron una remesa de nuevos productos entre los que se encuentran las pantorrilleras Colortech que no podíamos dejar de probar y machacar para ver si son unas dignas sucesoras de la primera versión que tan bien conocemos.

Pantorrillera Coreevo Colortech

Las Pantorrilleras Colortech:

La verdad es que una de las sorpresas que nos hemos llevado es que no son una “versión 2.0” de las pantorrilleras originales, sino que son suficientemente diferentes como para mantener ambas en catálogo. Al menos así lo intentaríamos hacer porque hay diferencias significativas en el nivel de compresión, grosor del tejido, etc.

Son bastante ligeras y en nuestra báscula, las de talla S que hemos estado probando, han marcado 40 gramos en canal (la pareja, 20 gramos cada una) pero cuando te las vas a poner parecen aún más ligeras porque son muy finitas y elásticas.

Esa finura es otra de las cosas que nos ha gustado mucho porque, junto con el suave tacto del tejido, tanto por dentro como por fuera, las hace muy confortables, algo que no siempre se encuentra en este tipo de prendas, que pueden llegar a agobiar, bien por cómo comprimen, bien porque dan demasiado calor.

A nivel de compresión, teóricamente es gradual aunque albergamos ciertas dudas y casi que nos inclinamos porque es una compresión homogénea que varía su compresión más por el propio ensanchamiento de la pantorrilleras según se va subiendo que porque el tejido varíe su nivel de tensión.

Están disponibles en tres tallas (S, M, L) que seleccionamos en función del perímetro de la pantorrilla y, por su nivel de elasticidad, en caso de andar justo entre dos tallas, creemos que es mejor optar por la pequeña.

El entramado es una mallado romboidal que permite elasticidad en todas direcciones que le facilita mimetizarse con nuestra morfología, sea cual sea. No obstante a lo largo ceden mucho más fácil que a lo ancho, como es lógico pensando en que tienen que comprimir la musculatura.

Únicamente varía este patrón del entramado en la zona de los gemelos donde hay unas especies de flechas orientadas hacia abajo, figura que se supone que es más acorde con el tipo de soporte y compresión que requiere la zona de los gemelos.

Es una prenda que no se ha confeccionado de manera circular o tubular sino que es una plancha más o menos rectangular que se une en dos de sus extremos mediante una costura plana que recorre todo el largo de la pantorrillera.

Perfectamente rematada y elástica para que no se rompa, debería dar muy buen resultado pero parece que en algunas de las tiradas ha salido un poco flojilla y, a pesar de lo cuidadosos que somos, se nos ha ido en un punto en uno de los primeros usos. Remarcar que sólo nos ha pasado en una de las pantorrilleras y en uno de los dos juegos que hemos estado probando así que seguramente es un defecto de fábrica. Desde Coreevo nos han atendido perfectamente y nos han pedido que por favor se las enviáramos para analizarlo (es bueno que las empresas trabajen de ese modo porque estas cosas pasan hasta en las mejores familias).

El remate superior e inferior es mediante dobladillos y trabajan tan bien que no necesitan bandas de silicona en el interior para que no se deslicen algo que no hacen ni aunque te hayas puesto cremas en las pantorrillas. Tranquilos que esa sujeción no viene porque estrangulen y, de hecho, en la zona del aquiles no aprietan demasiado así que se podrían utilizar casi hasta con éste un poco tocadete.

La gestión de la humedad y la temperatura es muy buena gracias no sólo a la finura de su tejido sino a la presencia del polipropileno que representa el 80% de su composición (el resto es 15% elastano y 5% poliamida). Esta fibra le permite además ser bacteriostática con lo que, contando lo poco que suele sudar la zona de las pantorrillas, no deberíamos tener problemas por proliferación de bacterias y olores.

Las hemos estado usando mucho, incluso en esta época de calorazo y también les hemos metido unas buenas sesiones de elíptica y cinta de correr para probar su capacidad de gestión de la temperatura y humedad en condiciones extremas y han pasado los exámenes con muy buena nota.

Si esto lo combinamos con su nivel de compresión, hace que las veamos como unas pantorrilleras bastante generalistas, que pueden servir casi para cualquier uso, desde competiciones hasta entrenamientos y usos cortos o de varias horas. Para actividades explosivas o para la primera hora de recuperación quizá es mejor algo más compresivo pero para llevarlas durante horas o para quien quiera un poco de soporte muscular, son ideales. De hecho, pensando en pruebas de larga distancia, creemos que es donde pueden tener muchísima utilidad porque muchas veces no las utilizamos porque toca llevarlas muchas horas o porque nos achicharramos con ellas. Con las Colortech, se acabaron esos problemas.

Pantorrillera Coreevo Colortech

Por último, una mención a la gama de colores que, si bien puede no ser algo crítico a la hora de elegir, no deja de ser un punto a favor porque tenemos a nuestra disposición nada menos que ocho combinaciones, algunas de ellas bastante llamativas.

Pueden comprarse en Coreevo por 29,90 € y en tiendas especializadas.