RAIDLIGHT ULTRAMAX V1.0

Raidlight no se ha caracterizado por ser una empresa especializada en calzado que posteriormente ha abierto su oferta a otro tipo de artículos, como ropa, accesorios etc. Más bien la cosa a ido en orden inverso, la empresa estaba especializada en textil y complementos como mochilas y, hace casi 5 años ya (en el 2012), presentaban en sociedad (después de los correspondientes prototipos, pruebas etc) su primera zapatilla para trail running, la Team R-Light 001, que contaba con una alta carga de innovación, algo habitual en la marca.

Este proyecto ha ido madurando con el paso de los años y ya están en su cuarta versión, pero paralelamente han ido desarrollando otros modelos, como la RAIDLIGHT ULTRAMAX V1.0 que hoy tratamos, una zapatilla que da el salto al maximalismo jugando con un perfil muy alto y un drop bajo.

Raidlight Ultramax V1.0

MEDIASUELA Y AMORTIGUACIÓN

La ULTRAMAX V1.0 parte de la base de la Team R-Light pero con una mediasuela “musculada”, que nos da un perfil muy alto, y que la mete directamente en la categoría de las Maximalistas, esas zapatillas con unas suelas tan gorditas que todavía hoy, ya más popularizadas, nos pueden parecer hasta grotescas. El maximalismo busca ofrecer la máxima amortiguación y protección, de ahí que tenemos unas zapatillas con unos tamaños enormes y mucho volumen en las mediasuelas, intentando al mismo tiempo, mantener unos drops bajos que aporten los beneficios de correr más “natural”.

En nuestro caso, la ULTRAMAX V1.0 ronda unos grosores de 33mm en el talón y 30 en los metatarsos, lo que nos deja un drop de 3 mm. A pesar de lo que aparenta, tiene un tacto mullido y acolchado pero sin llegar a ser puro chicle en el que se te hunde el pie en cada paso, lo que desestabilizaría mucho la pisada, sobre todo tratándose de una zapatilla de montaña. Para ello la mediasuela es una bicapa, con dos densidades diferentes, una más “dura” que la otra, para darle ese toque de consistencia.

Para mejorar la estabilidad, la suela se ha “sobredimensionado”, desde arriba ves como se ensancha en la mediasuela para, al llegar a la suela, ganar superficie de contacto y tener más estabilidad.

Con tanta “chicha”, evidentemente se ve sacrificada la flexibilidad de la zapatilla, que es una de las cosas que más le hecho en falta porque es muy rígida, pero a cambio se le da una forma balanceada a partir de los metas hasta la punta para favorecer el rolling en el despegue.

No lleva placa protectora en el antepie, pero claro, ¿qué falta le hace? si con tanto grosor no notamos nada de lo que acontece bajo nuestros pies.

Una de las cosas en la que han destacado desde su primer modelo las zapatillas de Raidlight, es en su modularidad y capacidad de personalización (Custom Shoes System). La Ultramax  no es menos, y permite adaptar la amortiguación y parte de las sensaciones que la zapatilla transmite gracias a unas pastillas de amortiguación (Abshock Pad), que se sitúan en el talón bajo la plantilla, y que son intercambiables. Hay tres tipos de pastillas, aunque de “serie” viene con la Medium.

Lo mismo ocurre con la plantilla interior y, aunque la Ultramax V1.0 tiene una horma neutra, existen 4 tipos de plantillas diferentes que se pueden acoplar (Insole Fit), entre ellas, una indicada para corredores con pronación moderada y otra para supinadores. De “serie” viene con la Neutral.

Es un poco “ruidosa” ya que con la pisada se puede oír un ligero “crujir”, posiblemente de la unión de las dos planchas q forman la mediasuela, y puede resultar un poco molesto,

LA SUELA

Comparado con el tamaño de la mediasuela, el taqueado puede casi pasar desapercibido o dar la impresión de que es bastante “normalito” pero, si cogemos el pie de rey, comprobamos que la profundidad del taco llega hasta los 6mm en las zonas con mayor profundidad, que es la parte trasera (talón) y, en el mediopie y antepie, pierde ligeramente profundidad hasta los 5mm.

Tiene un diseño disimuladamente bidireccional, si paramos atención se aprecia que los tacos situados en el antepie están orientados para ofrecer tracción y los situados en el talón orientan de forma inversa para mejorar el agarre y la frenada en los descensos. A pesar de ello la variedad de formas y tamaños hace que el agarre sea bueno ataquemos por el lado que ataquemos el terreno, ya sea frontalmente o lateralmente a la hora de cantear, siempre tenemos buen grip.

Raidlight Ultramax V1.0

Si he de ser sincero, al principio no tenía claro que el rendimiento fuera a ser tan bueno como el que está resultando, sobre todo teniendo en cuenta que en la época que estamos, siempre acostumbro a encontrar zonas humedecidas y me daba la impresión de que iban a patinar bastante. Pues tengo que decir que a su favor que ha resultado ser todo lo contrario y el grip y la tracción son excelentes, aún en zonas húmedas o muy verticales (de aquellas que hay que subir andando y apoyando las manos en la rodilla) he tenido mucha seguridad en la pisada. También en diferentes tipos de terreno, ya sea compacto, con piedras y/o arenilla sueltas o roca, el comportamiento ha sido bueno, siendo en zonas de barro blando y pegajoso donde los huecos se llenan, aunque el vaciado se hace rápido posteriormente.

Raidlight Ultramax V1.0

Siguiendo la misma filosofía de modularidad, Raidlight ofrece la posibilidad de hacer un resolado, es decir, puedes comprar una suela nueva (por 15€) para cambiarla por la vieja desgastada. Esta operación puede llevarse a cabo gratuitamente por Raidlight (pero hay que enviarles las zapatillas) o por tu zapatero habitual.

EL CORTE SUPERIOR

La Ultramax V1.0 es una zapatilla sólida y para completarla no podía faltar un corte superior muy reforzado que nos aporta soporte, protección y durabilidad.

Se compone de una malla microperforada con una buena transpirabilidad para mantener el pie ventilado pero al mismo tiempo evitando que entre suciedad al interior.

Los refuerzos laterales van todos sellados evitando así el uso de costuras y únicamente encontramos una doble costura en el refuerzo para los dedos con la finalidad de mejorar la durabilidad.

El contrafuerte es rígido, mantiene estable el talón en su sitio, y el collar tiene un mullido que se amolda al contorno mejorando la sensación de sujeción.

La lengüeta encuentro que tiene el grosor justo, no va unida a los laterales y en el extremo tiene un bolsillo de micromalla reforzado con plástico donde guardar lo que sobre de la lazada.

Hablando de lazada, hay que destacar el sistema que utiliza Raidlight, con un juego de ojales intermedio, centrado en la lengüeta y que permite hacer hasta tres tipos de lazos distintos. Gracias a este sistema se disipa mejor la tensión de los cordones, dando la sensación de no llevar nada, pero manteniendo la zapatilla sujeta al pie.

La seguridad es importante y la Ultramax lleva cantidad de elementos reflectantes que mejoran la visibilidad desde cualquier posición en condiciones de poca luz.

La horma es ancha, con espacio suficiente para acomodar el pie y también para los dedos, pensando en las largas distancias y no tener restricciones o inconvenientes. No por ello tenemos la sensación de llevar la zapatilla suelta ya que la sujeción es muy buena. También permite el uso de plantillas personalizadas suponiendo que no se quiera utilizar alguna de las que la marca propone dentro del Custom Shoes System.

CONCLUSIONES

Ya comenté al principio que Raidlight no tiene como core business el tema zapateril, pero sin embargo después de un primer modelo más “para todos los públicos” han ido apareciendo en el catálogo otras propuestas que dan cobertura a diferentes nichos de mercado.

La RAIDLIGHT ULTRAMAX V1.0 se encuadra dentro de un público más o menos concreto, de entrada, que esté abierto a calzado maximalista, que hay que decir que no todo el mundo tiene la predisposición necesaria a la hora de renovar zapatillas. Se tenga o no se tenga esa predisposición, la propuesta queda encima de la mesa, y la primera versión de la ULTRAMAX cumple con los patrones del maximalismo.

Aparte de eso, quien se fije en la ULTRAMAX va a encontrar una zapatilla altamente amortiguada, así que corredores de peso elevado tienen en ella una aliada para hacer frente a sus aventuras y sus correrías y, corredores de peso medio, también la van a mover bien ya que, a pesar de su aspecto, tiene un peso bastante “standard”, en la talla 46 pesa 408 gramos, prácticamente lo mismo que una Mujin3 (402 gr) y algo menos que una Ultra Raptor (422 gr).

Al principio hay que hacerse a las sensaciones de la altura, después las manejas como si llevaras con ellas toda la vida. No es una zapatilla rápida, no está pensada para competiciones cortas a cuchillo, para eso la marca ya tiene otras propuestas, pero cuando se trata de hacer kilómetros y kilómetros de un tirón, a ritmos medios y más lentos, hay que buscar algo cómodo y que nos dé consistencia por donde quiera que pasemos, y  es ahí donde la Ultramax juega su mejor papel gracias a su excelente amortiguación, buena estabilidad y un rendimiento bastante equilibrado sobre diferentes tipos de terreno.

Está disponible en Raidlight y tiendas especialidas y su precio recomendado es de 150 €.

Raidlight Ultramax V1.0

3 pensamientos sobre “RAIDLIGHT ULTRAMAX V1.0

  1. Jordi

    Hola,

    gracias por toda la info.

    Estoy mirandome zapas para Ultras Trail, he utilizado Las Ultra Raptor en dos temporadas, Las Cascadias en otras 2 temporadas, Las Akasha y 2 de New Balance Leadville, la verdad que todavía no he encontrado la Zapa “perfecta” para mi pie, cada una de ellas les he sacado pega, no es por mi, si no por mis pies. Mi pregunta es, en bajadas rápidas se te va el tobillo al estilo Ultra Raptor? la amortiguación se puede considerar como las NB Leadville? entiendo que serán mejores en amortiguación.

    Estoy pensando entre las RaidLight y unas Hoka One One. ¿que recomiendas?
    Mi peso es de 78kg y suelo salir una media de más de 40 km a la semana.

    Gracias anticipadas

    1. equipatetrailandrunning Autor del artículo

      Hola Jordi,
      A veces puede resultar complicado encontrar la Zapa “perfecta” … si es que existe. Yo no he tenido problemas con el tobillo, tampoco lo tuve con la UR, lo que no me gustaban de ellas era que pesaban mucho y que la dinámica era muy mala. De amortiguación van más cargadas que las Leadville y el tacto algo más chicloso, eso ya va a gustos, aunque también no transmiten nada de sensaciones del suelo, aíslan mucho. A estas lo que las encuentro un poco pesadas para lo que suelo usar y con una dinámica un poco lenta también para mi gusto, con poca flexibilidad. Es en estos apartados donde creo que las Hoka One One le sacan algún entero.
      Por cierto, has probado las Xodus?

      Saludos.

      1. Jordi

        Perfecto, gracias por el consejo.
        No me habia mirado las XODUS, acabo de ver tu review y me ha parecido genial.

        Busco algo estabilizador en zona tobillo y confort en la planta del pie.
        La verdad que las Akash en estabilidad de tobillo me fueron perfectas.
        Pero miraré tu consejo, la idea es para entreno largos y encontrar un zapa que tus pies digan “chapo”. Difícil pero la encontraremos.

        Gracias por orientarme por las XODUS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *