CHAQUETA RAIDLIGHT TOP EXTREME

Cuando hablamos de correr por montaña e imprevistos climatológicos acostumbramos a coincidir en que es imprescindible llevar siempre encima una buena chaqueta “por si…..”. Buscamos diferentes atributos en ellas (aparte de que sean bonitas) como que protejan en caso de lluvia, en caso de viento, con capucha, transpirables, que sean ligeras, que ocupen poco espacio y, seguro que si nos ponemos, aún sacaremos alguno que otro más.

Los franceses de Raidlight saben de esto un rato y la CHAQUETA RAIDLIGHT TOP EXTREME, diseñada para actividades aeróbicas, es la joya de la corona y una top ventas. No es la más ligera de su catálogo (con 190 gramos es la Top Ultralight), pero sí que con sus 250 gramos (que ya están muy bien), es la que más protección ofrece y además, y muy importante, con una alta transferencia del sudor.

Chaqueta Raidlight Top Extreme

Es una chaqueta fabricada en Ripstop Light con membrana MP+ (70% nylon, 30% poliuretano), que ofrece más resistencia al desgarro, sobre todo ante posibles enganchones, gracias a los hilos de refuerzo que se entretejen a intervalos regulares.

La membrana MP+ es un film de poliuretano hidrofílico contínuo, sin perforaciones, en el que la evacuación de la transpiración se lleva a cabo por intercambio químico en el que las moléculas hidrofílicas del poliuretano se encargan de “gestionar” el vapor de agua que se transporta al exterior de la prenda debido a la diferencia de presión entre el interior (más cálido) y el exterior (más frío).

El rendimiento de la prenda es muy alto, con 15000 schmerbers como dato de protección contra el agua, el cual es más que suficiente y cumple de sobra con el mínimo exigido en pruebas exigentes como la UTMB que es de 10000 schmerbers. Con esta impermeabilidad hay más que suficiente para días con lluvia fina o moderada, que son los que he tenido ocasión de probar.

En cuanto a la transpirabilidad tampoco se queda atrás, con otros 15000 g/m2/24h (no tengo datos RET, más estandarizados), es un indicador bastante bueno y ello lo he podido notar y comprobar ya que, entrenando con ella como segunda capa (no ha hecho mucho frío), no he llegado a condensar en el interior el sudor, solamente en las zonas más comprometidas o en contacto con la piel, la he notado ligeramente humedecida en el interior, pero en ningún caso he llegado a los niveles de humedad interior en toda la chaqueta que, por ejemplo, me encuentro con la Salomon Bonatti (10000 g/m2/24h).

Tiene un corte semi-ajustado, no queda pegada al cuerpo, pero tampoco como un saco que nos vaya haciendo de vela. En la parte posterior alarga un poquito más hasta tapar los glúteos para dar un extra de protección. Yo he usado la talla L con 1,80 m de altura y me va bastante bien. Posiblemente una talla M también me hubiera ido bien también, pero quedando más pegada.

Chaqueta Raidlight Top Extreme

Los puños tienen un acabado elástico cómodo y práctico a la hora de hacer de cierre y, en el puño izquierdo, tiene una pequeña “ventana” para poder ver el reloj sin tener que remangar.

La idea es buena como concepto, pero a la práctica te encuentras con el “inconveniente” de que, como esta ventana es de material plástico, a la que empiezas a sudar, también empieza a condensarse el agua en ese trozo plástico con lo que al final no ves el reloj a través de ella y tienes que acabar levantando para ver la hora o  los datos de carrera.

Tiene dos bolsillos con cierre de cremallera en los laterales, a la altura de la cintura, que van bien, además de para guardar cosas, para cuando haces una pausa poder tener las manos dentro “a cubierto”. Personalmente me gusta más que los tenga ahí que no aquellas chaquetas que no llevan o que los tienen a la altura del pecho ya que, si llevas mochila encima, los bolsillos suelen quedar cubiertos y/o con difícil acceso.

La chaqueta puede guardarse en uno de esos bolsillos, quedando con un tamaño muy pequeño, que permite llevarla en la mochila sin inconvenientes.

El bolsillo en su interior lleva un par de tiras con velcro, con las que puedes engancharla a un cinturón de hidratación (por ejemplo) y llevarla colgando de él sin que moleste.

Tiene un cuello bastante alto, más que un ligero alzacuellos, el cual da más protección en caso de lluvia y/o viento. En él se enrolla la capucha si no se va a necesitar, quedando más mullido. La capucha es ajustable gracias a un tirador elástico con un tanka en la parte trasera y dos laterales (a la altura de la cara) que mantienen la posición.

Todas las cremalleras son estancas para evitar la entrada de agua y, la cremallera principal, es completa lo que facilita la colocación y también ir regulando la temperatura interior.

Las costuras van selladas por el interior y para evitar roces del carro de la cremallera en la barbilla, en el extremo tiene un pliegue que lo cubre.

Para completar, no le faltan detalles de gran tamaño tanto en la parte delantera como en la espalda y que nos hacen más visibles cuando usamos la chaqueta con poca luz o por la noche, mejorando nuestra seguridad.

CONCLUSIONES

La chaqueta RAIDLIGHT TOP EXTREME hace honor a su nombre y es una tercera capa altamente técnica que nos protegerá en las condiciones más extremas, con un alto rendimiento a la hora de transferir el sudor y un peso reducido.

A nivel técnico encuentro que es una prenda muy evolucionada, llena de detalles, con un buen equilibrio entre impermeabilidad y transpirabilidad, a la que hay que añadir una alta protección contra el viento.

Se trata de una prenda muy versátil, ligera, fácil y cómoda de llevar con nosotros, que podremos adaptar a nuestras necesidades según la situación o para imprevistos, de uso continuado durante todo el año, ya sea a causa del viento, de la lluvia o simplemente para protegernos un poco por diferencias de temperaturas en salidas de alta montaña en verano. Personalmente, además de la impermeabilidad me ha encantado lo bien que gestiona la sudoración interior, acabando prácticamente seco incluso después de entrenar un par de horas corriendo y subiendo monte.

Está disponible en tres colores y cinco tallas (S, M, L, XL y XXL) y puede comprarse en Raidlight por 169,99 € o en tiendas especializadas.

Chaqueta Raidlight Top Extreme

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *