COREEVO MALLA LARGA COMPRESSION

Dice el dicho que “no hay dos sin tres” y teniéndolo en cuenta no hemos podido resistirnos a probar la última hornada de las mallas compresivas de Coreevo en su renovación de la línea “Compression” a la que estamos asistiendo.

Como esta pequeña revolución empezó hace unos meses, la evolución ha ido alargándose (en longitud de la prenda) a medida que pasábamos de calor al frío, así que la primera que probamos fue la malla corta, hace poco más de un mes le tocó a la malla pirata y, ahora ya entrados en la temporada invernal le ha llegado el turno a la MALLA LARGA COMPRESSION DE COREEVO.

Malla Larga Coreevo Compression

Malla Larga Coreevo Compression

El que haya tenido la ocasión de usar cualquiera de los otros dos modelos, es por tanto conocedor de la marca y de lo que es capaz de hacer, y ya puede imaginarse de que va a ir la cosa, aunque siempre queda la curiosidad de ver como acaban y completan la prenda en ese largo extra que le añaden.

malla-larga-coreevo-compression-13

La receta sigue en la misma línea así que encontramos un dominio del polipropileno Dryarn entre sus ingredientes, con un 70%, y el restante 30% se lo reparten a partes iguales la poliamida y el elastán con un 15% cada uno de ellos.

malla-larga-coreevo-compression-14

El poliproplieno es una fibra ligera con la densidad más baja de todas las fibras sintéticas. No absorbe la humedad por lo que las propiedades de la fibra mojada o seca son las mismas, ayudando en el transporte de la humedad, en nuestro caso para que se transfiera hacia el exterior de la prenda. Por otro lado tiene una baja conductividad térmica, o lo que es lo mismo, no transfiere el frío o el calor, por ello da buenos resultados tanto en invierno como en verano ya que actúa como aislante térmico. Y otra, no menos importante, es un tejido bacteriostático, es decir no favorece la proliferación de las bacterias que son las que causan ese mal olor que se le queda pegado a algunas prendas.

La malla es ligera, 175 gramos para una talla M, y ocupan poco espacio, si las haces una pelota, ocupan poco más que el tamaño de un puño (de cara a llevar un recambio en la mochila). Son bastante finitas y tienen un tacto muy suave y agradable. Que sean finitas no quiere decir que sean endebles ya que son muy elásticas y resisten bien el trote y la mala vida que le damos, incluso después de innumerables lavados que llevan encima siguen estando igual que el primer día, tanto a nivel de aspecto como a nivel de compresión.

Los diferentes tejidos se combinan a lo largo de toda ella con diferentes panelados y tensiones según la zona a “tratar”, pero predomina un tramado en forma de panal de abeja, en toda la parte frontal y posterior, y que se encarga de sujetar el grueso de la musculatura como cuádriceps, isquiotibiales, glúteos y gemelos.

malla-larga-coreevo-compression-9

En la zona genital un panel liso así como en las bandas laterales y una franja con un poco más de tensión que cruza el muslo desde el vasto externo al vasto interno para darle más empaque, algo que ya traían las otras dos versiones ya probadas.

malla-larga-coreevo-compression-10

Aquí el tema era ver como “montaban” y remataban la parte “larga” de la malla. Por un lado la parte posterior de la rodilla “pierde” el panel de abeja para dar paso a un sistema Ventiflex, ya que ahí más que compresión lo que precisa es que tenga una buena adaptabilidad a la flexión de la rodilla y que no haga arrugas (para evitar roces y fricciones), y éste además tiene un micro-perforado que favorece la transpiración.

malla-larga-coreevo-compression-6

Para los gemelos se ha recurrido a un sistema similar al que he comentado unas líneas más arriba que utiliza con una banda que cruza el muslo. En este caso utiliza una banda que se divide en dos en la cabeza del gemelo y que bifurca hacia ambos lados para darle un extra de soporte al gemelo externo e interno.

malla-larga-coreevo-compression-11

Para la sujeción en la cintura se recurre, al igual que en los otros modelos, a una banda elástica de 4 centímetros de anchura, sin cordón adicional, pero que tampoco le hace falta. Esta banda ya de por sí da buena sujeción, no se bajan y tampoco agobian, y queda un par de dedos por debajo del ombligo. Si se quiere más apretada o más baja, basta con darle una vuelta hacia abajo para que quede más corta.

malla-larga-coreevo-compression-8

El remate inferior (justo por encima del tobillo), se hace con un elástico de 2 centímetros de ancho y para la unión de los diferentes paneles se utilizan costuras planas.

Los que habéis leído los test de las otras mallas de Coreevo ya sabéis que somos unos “fanáticos” de los bolsillos en las mallas, y precisamente nos deleitan, igual que en las pirata, con dos bolsillos rectangulares de 7×11 centímetros que se disponen en diagonal en las “cachas” del culo.

malla-larga-coreevo-compression-12

Son elásticos, ceden bien para guardar cosas en el interior y mantenerlas “sujetas” solamente por la tensión que se genera. Caben llaves (sin el tintineo), geles, mp3, etc, pero no smartphones de pantallas gigantes, aunque para mi gusto, tampoco sería el sitio donde llevarlo (si se pudiera).

Aunque la malla es resistente hay que tener cuidado con los tirones al ponerlas en este tipo de prendas y para ello lo mejor es ir poniéndolas y subiéndolas de forma progresiva, como cuando las chicas se ponen unos pantys. Una vez las tenemos puestas podemos apreciar una compresión media, sujeción y soporte, en los principales músculos, mucho confort y, al ser finitas, la sensación de no llevar nada puesto.

malla-larga-coreevo-compression-3

Personalmente me han encantado, al igual que las otras dos versiones más cortas, y las he usado, las uso y las seguiré usando, para todo, entrenos cortos, largos, competir e incluso para el gimnasio.

Pueden comprarse en Coreevo por 64 € y en tiendas especializadas.

Malla Larga Coreevo Compression

Malla Larga Coreevo Compression

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *