NEW BALANCE FRESH FOAM 980 TRAIL

En 2013 New Balance empezó a contar cosas sobre uno de los proyectos en los que andaba inmersa: utilizar el diseño e impresión 3D para desarrollar zapatillas.

Las primeras demostraciones las hicieron con zapatillas de clavos pero no tardó mucho en llegar al gran público, el de las zapatilla de asfalto y trail running y lo hizo en 2014 con el concepto y filosofía Fresh Foam.

En realidad, Fresh Foam es el nombre de un polímero que utilizan para algunas de sus mediasuelas pero cuesta verlo separado del global que incluiría también al propio diseño de la mediasuela e incluso la suela,

Las primeras en abrir la veda fueron las Fresh Foam 980 que funcionaron muy bien y a las que la mayor pega que le poníamos los que las probábamos era el error en el argumentario de venta ya que se empezaron publicitando como si tuvieran un tacto muy blandito y estuvieran dentro de la categoría maximalista y, ni lo uno, ni lo otro ya que eran más bien firmes  y de maximalistas tienen sólo la apariencia. Por supuesto, también tenían algunos puntos claramente mejorables como la horma pero, en global, funcionaban muy bien y gustaron mucho.

Unos meses después nacieron sus hermanas para trail running, las Fresh Foam 980 Trail que, curiosamente, en ese proceso de adaptación al off road y un poco de rebote, solventaban algunas de esas pegas con lo que su acogida fue muy buena.

De hecho, aunque sean unas zapatillas diseñadas para trail running, su versatilidad es tal que más de un asfaltero que tenía las Fresh Foam 980 se ha planteado las Fresh Foam 980 Trail cuando le ha tocado adquirir unas nuevas.

Dentro del mundillo del trail running se han asentado muy bien y están dando muy buenos resultados así que vamos a analizarlas a fondo, a ver si descubrimos por qué es.

Mediasuela:

Fresh Foam, ahí está el quid de la cuestión porque toda la mediasuela está confeccionada recurriendo únicamente a este polímero que, sin ser uno de esos no newtonianos que tanto están empezando a sonar, tiene un comportamiento en dinámico diferente a lo que uno se espera cuando lo tantea en estático.

Si lo chafas con la mano, fácilmente lo hundes y al ver un bloque tan grande, en seguida piensas que van a ser blanditas pero al correr con ellas sientes un tacto más bien tirando a firme. Bien, volvamos al inicio ¿qué pasó cuando la chafaste con el dedo? ¿A que tuvo poco recorrido? Pues ésa es la clave, que es blando en la recepción pero en seguida revela su firmeza y quizá ahí estuvo el problema marketiniano de vender como algodones algo que no lo es.

Pero, ojo, que no son un ladrillo sino que tienen un correr bastante fluido y, además, se agradece en unas zapatillas de trail, que normalmente van por zonas más muchas veces por zonas relativamente blandas.

Aparte de eso, la amortiguación no es sólo cosa del Fresh Foam sino que la zona donde apoya la plantilla (de unos cuatro milímetros), el footbed, es blandito y, aparte, la suela también contribuye porque es un compuesto más blando que el de su hermana asfaltera.

A pesar de su apariencia, las alturas son de 24 milímetros en talón y 20 milímetros en puntera que no son maximalistas ni de lejos pero, nada, algunos se empeñan en seguir clasificándolas como tales y, como esa calificación no afecta a su comportamiento, no vamos a discutir por ello.

Por supuesto, es un grosor considerable y gracias a ello, no necesitan placa antirrocas para ofrecer una buena protección que te permite correr con cierta tranquilidad sobre superficies pedregosas.

Lo que deberían trabajarle un poco es la flexibilidad porque al ser un bloque macizo, le cuesta doblar, únicamente se arquea y no demasiado y, aunque o es molesto, de cara a la adaptabilidad al terreno, le vendría bien poder retorcerse un poco más, tanto en flexiones transversales, como de cara a torsionarle en longitudinal.

He dejado para el final los hexágonos porque, para hablar de ellos, toca tirar de geometría y recuperar eso de los cóncavos y convexos. Al haber salido unos meses después que las Fresh Foam 980, aprovecharon para corregir algunas de las cosas que los usuarios demandábamos y era que primaran más la amortiguación frente al apoyo en determinadas zonas con lo que, al final, todos los hexágonos son cóncavos  (hacia dentro) salvo los de la cara interna del talón, que son convexos (hacia fuera).

Aunque no os lo creáis, esta diferencia no es baladí y afecta más de lo que parece al comportamiento de la mediasuela ya que al estar vaciado hacia dentro (cóncavo), se puede comprimir y deformar ofreciendo cierta amortiguación mientras que al quedar hacia fuera (convexo), no se comprime con la misma facilidad y da mucho más soporte. Además, según vamos avanzando hacia la puntera, vemos cómo se van “achatando” los hexágonos, para que ofrezcan una menor resistencia a la deformación, mejorando su capacidad de respuesta.

Por último, un par de detalles que denotan el cuidado con el que se han diseñado: 1.- si las miramos desde arriba vemos que la mediasuela se inclina hacia fuera, adquiriendo más base que la que tiene el upper para mejorar la estabilidad y 2.- en la zona del primer metatarsiano por dentro y del quinto por fuera se ha elevado ligeramente la mediasuela con un doble objetivo: ofrecer un pelín de protección en dos zonas que reciben golpes casi siempre en zonas pedregosas y para dar un puntín de soporte adicional que se agradece sobre todo a la hora de cantear.

Suela:

Muchos trail runners han criticado la suela sin haberla probado, sólo por la apariencia y tras haberlas visto en fotos y muchos han tenido que retractarse de esas quejas cuando las han calzado porque tienen un comportamiento mejor de lo que cabría esperar.

En un vistazo rápido uno puede pensar que es una suela asfaltera, con multitud de taquitos de chichinabo que no van a agarrar nada y que van a durar un suspiro pero al analizarlas en detalle, descubrimos que tienen cuatro milímetros en su parte alta y que, salvo que el terreno sea muy graso o haya mucho barro, agarran muy bien.

Merced a los resultados de los análisis 3D que mencionaba antes donde no sólo se miró el mapa de presiones sino que también se tuvieron en cuenta las fuerzas de tracción, se llegó a la conclusión de que lo óptimo era diseñar una suela con infinidad de tacos multidireccionales.

Todos esos datos recopilados se utilizaron para distribuirlos de la forma en que se ha hecho que, como os podéis imaginar, aunque lo parezca, dista mucho de ser anárquica. No sólo se ha hecho lo de orientarlos de manera opuesta en talón y puntera para favorecer la retención o la tracción respectivamente, sino que los tacos se han ido girando en función de lo más eficiente en cada parte del ciclo de la pisada.

En la zona donde se quiere un mayor trabajo del taco, el grosor es de cuatro milímetros y acaba en ángulos rectos y luego vas descendiendo paulatinamente con lo que se consigue siempre un apoyo muy progresivo, sin brusquedades en ninguna superficie y eso se agradece muchísimo cuando se corre sobre superficies duras tipo roca o, sobre todo asfalto. Sí, sí, asfalto, y es que ahí se comportan casi como unas asfalteras y, de hecho, al ofrecer un tacto más blandito que las Fresh Foam 980, casi dan ganas de calzarse la versión trailera en vez de la asfaltera.

El compuesto es blown rubber, bastante blandito lo que redunda en un gran agarre pero una durabilidad algo menor, sobre todo, si se meten en superficies muy agresivas tipo granito, canchales, etc. Un punto crítico es el de la puntera, sobre todo para los que vayan ligeritos porque al estar ligeramente curvadas y tener una transición tan rápida, se la desgastas con bastante rapidez aunque, bueno, eso no es cosa de esta suela, sino de la configuración global de la zapatilla y, hasta ahora, me ha pasado en todas las que he probado de la familia Fesh Foam.

Hay mucho contacto con el suelo, al ser todo caucho, siempre apoya algo susceptible de agarrar, el barro que retienen se suelta rápidamente en cuanto endurece un poco o en cuanto pisamos un par de veces en duro, … lo dicho, una suela que en la batalla da mucho mejor rendimiento del que se podría pensar de inicio.


Upper:

El upper es quizá el punto más conflictivo y gustará mucho o poco dependiendo de quién las valore y de para qué se quieran usar.

Quien esté pensando en las Fresh Foam 980 Trail como unas zapatillas para trail no excesivamente técnico, ultras, etc. dirá que es muy bueno pero el que venga del mundo de la montaña y el trail running cañero, seguramente les eche en cara que son algo endebles, que no tienen refuerzos contundentes, etc. Siendo justos con ellas, creo que se deben valorar como lo primero así que, mi opinión es que es un buen upper (aunque es cierto que necesitaría alguna que otra modificación).

La base es una rejilla sintética de una pieza que va protegida por dentro con una capa un poco más suave para que no haga rozaduras con el pie. El exterior es un tanto plasticoso, pero no llega a ser el típico nylon rígido así que se amolda bastante bien al pie pero, como contrapartida, si le pegamos un buen roce contra alguna piedra, puede llegar a romper.

De hecho, aquí es donde surge el mayor problema que le hemos encontrado la mayoría y es que tiende a romper en la zona de los metatarsos y es por un doble efecto: es una zona que siempre recibe golpetazos cuando corremos por pedregales (le vendría bien protegerla un poco más, ya no sólo por el upper sino también para nuestra integridad) y se produce cierto efecto mordida con los refuerzos sintéticos que al flexar la zapatilla acaban haciendo que rompa. No soy propenso a romper en esa zona y no les he dado aún tralla suficiente como para sufrir ese problema pero me consta que se ha dado a varias personas que sé que cuidan mucho las zapatillas, es decir, que no ha sido por dejadez o por mal uso.

La puntera tiene una protección plástica más enfocada a librar las rozaduras que a proteger de los patadones. Del mismo estilo son el resto de refuerzos que hay en la parte delantera, dos triángulos que quedan justo antes y después de los metas. Se han separado para permitir una mejor flexión del upper, pero surge el problema de las mordidas. Es un punto claro a mejorar y quizá me plantearía el que se le pusieran unos faldones que recorrieran la parte baja, la que queda junto a la mediasuela (nota: creo que es algo que no tendremos que pedir mucho y que es más que probable que venga en los siguientes modelos de esta zapatilla).

En el mediopié, la sujeción es bastante buena y cuesta saber de dónde se la sacan porque no se ven tiras que vayan desde la mediasuela a la ojetera, todo se consigue con la combinación de refuerzos, el logo de la marca que tiene huecos tapados, la propia resistencia de la tela del upper, etc.

La ojetera es sencilla, sobre piezas termopegadas y con unos cordones semiplanos que agarran bastante bien pero que no dan para utilizar el último ojal en el caso de que se quisiera usar. Hay que destacar que los tres últimos ojales, son metálicos, un detalle que no se suele ver pero que no me disgusta porque dan mucha seguridad.

La lengüeta está unida a los laterales con un elástico que llega hasta la mitad más o menos. No está justo en el borde, sino que permite cierto desplazamiento lateral para que la podamos dejas a nuestro gusto. Por so acaso pudiera moverse, lleva una presilla central doble así que es 100% tuneable, a gusto del consumidor. No tiene mecanismo para guardar o sujetar el sobrante de los cordones, pero no le daría importancia, al menos, pensando en el uso típico de estas zapatillas.

La zona del talón me gusta mucho porque es relativamente amplia y, sin embargo, ofrece muy buen ajuste. El contrafuerte es bastante contundente y grande, sujeta muy bien y la guinda la pone la parte acolchada de arriba, que envuelve muy bien al aquiles sin que haya riesgo de irritaciones. Esta última parte queda un pelín hacia dentro, envolviendo muy bien el talón y, como los maléolos quedan también muy bien envueltos, la sensación de llevar el tobillo bien sujeto es constante, algo que viene bien en unas zapatillas que no son un prodigio en cuento a la flexibilidad.

El interior es sin costuras, no hay ni una en toda la zapatilla salvo la del inicio de la lengüeta y las de la zona del contrafuerte, la plantilla es acolchada, de cinco milímetros, muy blandita y desestructurada, lo que tiene la pega de que cuesta colocarla bien.

Horma:

Punto controvertido aunque menos que en sus hermanas asfalteras que pecaban de una horma un tanto angosta.

Las Fresh Foam 980 Trail siguen teniendo así la horma (angosta) y es fácil que tengamos que ir a por medio número más pero, teniendo ese punto en cuenta, ya debería quedar todo solucionado.

Contando con ese aumento, la puntera es relativamente amplia a lo ancho pero con una puntera muy afilada, que sujeta mucho los dedos.

El mediopié y talón son medios tirando a amplios pero en el mediopié quedan muy ceñidas en cuanto te las atas, mientras que el talón tiene algo más de respiro.

El arco no lo marcan mucho por lo que son perfectamente aptas para plantillas.

Pensando en que pueden ser una alternativa muy interesante para pruebas de larga distancia, creo que le revisaría la zona delantera, sobre todo la puntera.

Trail Runneando con las Fresh Foam 980 Trail:

Las Fresh Foam 980 Trail me han gustado en marcha muchísimo, tanto o más que sus hermanas asfalteras y las he estado disfrutando como un enano porque me han dado muchísimo juego en los entrenamientos que suelen ser de trail poco técnico y con una buena dosis de asfalto (muchas veces es la mitad de cada) porque se defienden a la perfección en ambos terrenos.

Tienen cuatro milímetros de drop pero no son exigentes y a poco que estés acostumbrado a drops medianillos (digamos que icho milímetros), las puedes llevar sin problemas desde el primer día.

No se entrometen en tu gesto de la pisada y te dejan hacer lo que quieras, simplemente se limitan a darte una gran base de apoyo y un contacto continuo con el suelo así que vas pasando por los diferentes terrenos sin notar deficiencias en ningún momento. Quizá si vas por césped alto o tierra muy suelta puedes resbalar un poquillo y, en el segundo caso, notar cómo te falta un pelín de agarre pero nada preocupante.

La báscula ha marcado 300 gramos para un 9 USA (entre 297 y 303 gramos según zapatilla) pero corriendo con ellas, la sensación es de que son más ligeras, casi acercándose a registros de los 250 gramos. Seguramente influye el buen ajuste, el tacto firme y la buena dinámica que tienen que, a pocas ganas que tengan tus piernas, te permiten ponerlas a ritmos casi de unas zapatillas mixtas, al menos en los terrenos favorables.

En los terrenos de tierra compacta, pistas fáciles o asfalto, permiten ir muy rápido, mucho más que la mayoría de las zapatillas rodadoras de trail running por lo que son muy buenas para salidas en las que se mezcle un poco de todo y como zapatilla de competición para las típicas carreras de trail en las que toca ir mucho rato por caminos de campos.

Le echo en falta algo más de flexibilidad para que pudieran amoldarse mejor al terreno, sobre todo, cuando es irregular, pero no sé cómo afectaría eso al resto de la zapatilla. Quizá con una mediasuela algo menos gruesa se conseguiría eso sin necesidad de hacerle cortes o ranuras de flexión que romperían un poco la filosofía del Fresh Foam.

PROs & CONs:

PROs:

  • Dinámica muy buena.
  • Versatilidad de los ritmos y terrenos.
  • Upper sin costuras, agradable y transpirable.
  • Ligereza.

CONtras:

  • Resistencia del upper ante rozaduras.
  • Protección ante impactos.
  • Flexibilidad reducida.

 

Usuario Tipo:

Para quien quiera unas zapatillas de trail running versátiles, pensadas sobre todo para trail no técnico, que aguante bien en asfalto y que sea muy versátil en cuanto a ritmos. Gustará a quien prefiera zapatillas con cierta chicha en la mediasuela y que no necesite excesiva flexibilidad. Ideal para quien tenga una técnica de carrera medianamente eficiente.

A tener muy en cuenta como zapatilla de competición, especialmente para pruebas de larga distancia que no sean excesivamente técnicas.

8 pensamientos sobre “NEW BALANCE FRESH FOAM 980 TRAIL

  1. Josep

    Hola Morath!
    En primer lugar felicidades por el post, muy completo y las imágenes ayudan mucho a conocer mejor las NW Fresh Foam.

    ¿Tienes un correo electrónico o formulario de contacto?

    Salu2!

  2. Morath Autor del artículo

    Buenas Josep

    ¿Qué necesitas? Por aquí me llegan los correos y los veo así que, salvo que sea algo confidencialmente confidencial, aquí está bien, sirve como formulario de contacto ;-D

  3. Pingback: NEW BALANCE FRESH FOAM 980 TRAIL | EQUÍPATE!!! TRAIL and RUNNING

  4. Pingback: NEW BALANCE FRESH FOAM ZANTE REVIEW | EQUÍPATE!!! TRAIL and RUNNING

  5. Pingback: MIZUNO KAZAN 2: EQUILIBRIO TRAIL RUNNERO | EQUÍPATE!!! TRAIL and RUNNING

  6. Pingback: NEW BALANCE FRESH FOAM HIERRO | EQUÍPATE!!! TRAIL and RUNNING

  7. Pingback: New Balance: Primavera – Verano 2016 Cargada de Novedades

  8. Iván

    Buenas morath.
    Enhorabuena por tu ayuda ala hora de hacer comentarios tan buenos.

    Hago 10k a 4:00km. 21k en torno a 4:30.
    Y 42k a 4:45.

    Utilizó las adizero Boston para competir y muy bien.

    No talono entró con el antepie y soy supinador. He visto unas frest foam boracay, a un precio cojonudo.
    Como crees que me irán??
    Piensas que ya están pasadas de moda??
    Me recomiendas otras??
    Entreno 3 días por semana 20k y uno 10 k

    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *