MERRELL ALL OUT CHARGE

Merrell es una marca muy conocida por su material, con una gran solvencia técnica y lo mejor de todo es que ha sabido hacerlo arriesgando en segmentos del running que en su momento fueron emergentes o que, al menos, no estaba claro que pudieran salir adelante.

A la mayoría os vendrá a la cabeza el sector minimalista donde han sido capaces de asentarse de tal forma que son uno de los claros referentes, como marca y casi como estándar de facto porque, cuando algunos necesitan explicar qué debe tener una zapatilla minimalista, recurren a algunos de los modelos icónicos de la marca. ¿Alguien no ha pensado ahora mismo en las Trail Glove?

Esa posición de poder no sólo no les ha hecho apalancarse sino que siempre intentan mejorar y ofrecer nuevas posibilidades como demostraron lanzando algunos modelos menos exigentes, más en la línea de las llamadas zapatillas “de transición, el natural running, etc. ¿A que os han venido a la mente las Bare Access?

Además, no sólo se centran en el material o tratan de encasquetarlo como sea sino que tratan de hacer mucha labor didáctica, convencernos de que debemos trabajar la técnica, preocuparnos de cómo corremos, etc.

Pues bien, una de sus últimas aventuras parece que es la de lanzarse con algún modelo de zapatillas que se sale un poquito más de esa filosofía minimalista y que, aunque conservan gran parte de las líneas generales de Merrell, están casi mas cerca del “corredor no minimalista” que del minimalista.

¿Es un movimiento acertado? Ni idea, no soy vidente, pero creo que es factible y me parece que está bien pensado, sobre todo, después de haber estado probando a fondo las MERELL ALL OUT CHARGE que vamos a pasar a analizar en 3, 2, 1, …

Mediasuela:

La gama All Out de Merrell se caracteriza, entre otras cosas, por presentar un trío de tecnologías o filosofías: drop de seis milímetros, mediasuela de UniFly y M-Select Grip. De este último hablaremos en el apartado de la suela, pero a los dos primeros les toca ahora.

El UniFly es un derivado de la EVA propietario de Merrell y que, según publicitan, es un 30% más ligero que el que utilizan en sus zapatillas minimalistas. Lo podemos ver en azul oscuro en el talón y en la cara interior del antepié, quedando la cara externa para un compuesto un poco más blando y de tacto algo más agradable.

Merrell All Out Charge

Merrell All Out Charge

Es un compuesto de los que necesitan “romper” y, hasta que no lleva unos cuántos kilómetros, se muestra aún más firme, poco flexible, etc. Con 50 kilómetros o así ya es suficiente para que se empiecen a notar los cambios y, aunque sigue permaneciendo firme, ya se nota al menos una recepción algo más “bondadosa”.

La ventaja que tiene es que su deterioro es menor que el de los compuestos blandos y que tiene pinta de durar muchos kilómetros, además de que le afectan menos las temperaturas calurosas y se le nota un comportamiento más o menos homogéneo durante toda la tirada que estemos haciendo con ellas. Como contrapartida, con el fío se nota más perezoso y a veces puede incluso llegar a necesita un poco hasta que se calienta (nada más salir no está igual que cuando ya volvemos).

Las alturas son más elevadas de lo que se estila en Merrell, pero son menores de lo que tienen las de su teórico segmento. El talón se eleva hasta los 22 milímetros y, con 6 milímetros de drop, el antepié baja hasta los 16 milímetros.

Con estas medidas, la primera duda que nos surge puede ser relativa al significado de la inscripción que se ve en la suela: “12mm Cush / 6mm drop” porque ¿de dónde sale ese “12”.

Merrell All Out Charge

Bien, ese “12” significa que la mediasuela tiene un grosor de 12 milímetros en el talón que, si echamos cuentas, nos acaba dando más o menos los 22 milímetros que medimos contándolo todo: taco de 4-5 milímetros + suela de 2-3 milímetros + mediasuela de 12 milímetros + footbed de 1-2 milímetro = aproximadamente 20-22 milímetros.

Por el tacto firme, es un drop que prácticamente mantiene la medida en dinámico y, aunque pueda asustar a los no acostumbrados, no requiere gran período de adaptación (ninguno si uno está mínimamente acostumbrado a zapatillas de 8-10 milímetros de drop). Y tampoco es un drop especialmente entrometido, no debería causar molestias a los acostumbrados a drops menores.

El diseño está muy elaborado y se ha trabajado sobre todo para dar una gran estabilidad, para lo que se ha sobredimensionado en las zonas donde es necesario un mayor apoyo. En esos sitios se ha levantado la mediasuela por el borde de la zapatillas, dejando al pie como dentro de una cuna. Esto lo vemos sobre todo en la cara interna con un diseño que casi parece más el de unas zapatillas con soporte para la pronación. Esto no las hace unas “zapatillas pronadoras” sino simplemente unas neutras muy estables.

Para que no se vuelvan excesivamente torponas, el talón se ha biselado y curvado bastante (me recuerda a algunas como las Topo Athletic, Transcend 2, algunas PureProject, …).

Merrell All Out Charge

 

Además, también se ha jugado con la geometrías, los cortes en el borde y las partes cóncavas o convexas algo muy de moda actualmente. Esto lo podemos ver observando el talón ya que en la parte exterior, donde hace falta más amortiguación, hay una hendidura hacia dentro que parte la mediasuela en dos y que hace cierto efecto muelle. Sin embargo, en la cara interna, hay una especie de “pico hacia fuera” que busca todo lo contrario, que ceda poco la mediasuela y que, en este caso, no permita que el pie se venza hacia dentro.

En antepié vemos unas zona en azul celeste, que es algo más blanda y que supone un gran desahogo cuando vamos corriendo (sin que eso suponga reblandecer demasiado la mediasuela).

Además de esto, hay varias zonas en las que la suela sube y envuelve a la mediasuela, dándole más cuerpo y creando un chasis más robusto. Podemos verlo p. ej. con la zona gris del antepié, la negra de la cara interna del antepié, etc. En las primeras observaciones, casi todos nos despistamos con estos temas pero, al mirarla en detalle se encuentran estas zonas de suela embebida en la mediasuela.

Aunque he comentado varias veces lo del tacto además de la pieza azul celeste, en talón tienen una cámara de aire (no he conseguido obtener información detallada del diseño) que permite que el impacto en esa zona sea un poco menos “huraño”.

Pensando en la flexibilidad, iría más o menos de la mano con el tacto de la amortiguación: no excesivamente flexibles y necesitan ciertos kilómetros para ir ganando flexibilidad. En las primeras puestas se notan bastante rígidas (por la suma de todos los “actores”  rígidas y, aunque nunca llegarán a ser excesivamente flexibles, carácter que cambia ligeramente con los 50 kilómetros de rigor.

La verdad es que es una mediasuela bastante contundente si la comparamos con lo que se suele estilar en Merrell y es una de las cosas que seguramente más nos chocan a los aficionados al mundillo del running, en especial, a los que tenemos cierto contacto con el minimalismo, los que disfrutamos machacándonos en entrenamientos asfalteros o de montañas. Por supuesto, si las comparamos con unas de trail running “generalistas” las tornas cambian y las Merrell All Out Charge pasa a ser “no minimalistas, pero cercanas en algunas cosas”. Es decir, quizá no sean las ideales para los extremistas pero sí que son muy versátiles para quien busca ampliar el abanico de experiencias.

Suela:

Merrell suele recurrir a Vibram para las suelas de sus zapatillas y eso es una garantía de éxito pero hay mucho más allá de esa marca así que, aunque no veáis el logo de la marca italiana de suelas, no os preocupéis lo más mínimo porque los de Merrell no han dejado nada al azar, no tienen intención de romper su tradición de tener buenas suelas.

De hecho, como he comentado en el apartado anterior, la tercera pieza clave de los modelos que agrupan bajo el concepto All Out es su suela, confeccionada con M-Select GRIP que, entre otras cosas, incluye un caucho que proporciona a la vez durabilidad y agarre.

Merrell All Out Charge

Es de un tacto bastante firme, lo que contribuye a ese carácter recio que se percibe al correr con ellas pero le permite garantizar esa gran resistencia ante el desgaste, tanto por abrasión como por pellizcos y similares.

Lo que sorprende es esa gran capacidad de agarre que tiene que me esperaba que hubiera sido peor viendo precisamente esa dureza de la suela pero, no, agarran muy bien prácticamente en todas las superficies. Sólo le echaría en falta un comportamiento algo mejor en determinadas superficies mojadas como el asfalto o, cuidado, chapa o pintura porque ahí es como ir sobre hielo. Está claro que son unas zapatillas de trail running y por medio del monte no hay pasos de peatones pero uno se puede encontrar con alguna chapa, barra metálica o cosas así y, lo dicho, cuidadín si está mojado porque el trompazo puede ser morrocotudo (lo digo por experiencia).

La suela está completamente cubierta, sin dejar nada de mediasuela al aire y hay mucho contacto, más del que se puede pensar al ver el taqueado. Esto es porque tanto en talón como en puntera, el diseño es de tacos planitos que, curiosamente, se han ubicado en todas las zonas donde se espera una mayor demanda de agarre. Esto enlaza con lo que veremos más delante de la dinámica de las All Out Charge porque, si fueran unas zapatillas pensadas para volar bajo, seguramente habrían puesto más taqueado en los metatarsos y la puntera para poder actuar a modo de garras pero al estar pensadas para ritmos más modestos, lo que parece que se ha buscado es la durabilidad, estabilidad, fiabilidad, etc., sacrificando el rendimiento.

El M-Select GRIP no es sólo el caucho que utilizan sino que abarca también al diseño de los tacos que es la mar de curioso, fijaros bien en la foto:

Merrell All Out Charge

Tenemos tacos redondos de diferentes tamaños, OK, pero si os fijáis, es como si fuera una columna de capas de taco ligeramente desplazadas de manera que queda como una escalerilla. Es decir, el taco está cortado en vertical en la zona en la se quiere que el agarre sea más agresivo (en la parte delantera en los tacos del talón y en la trasera en los del antepié) y en la otra parte, para permitir un apoyo progresivo, se ha dejado esa escalerilla.

Además, no son tacos completamente macizos, sino que tienen unos cortes circulares que permiten que se deformen y expandan para adaptarse mejor al firme que pisamos.

Tienen una altura de 4-5 milímetros, que da de sobra para la mayoría de los terrenos que podamos pisar y están bastante separados, por lo que, salvo en alguna zona, no recogen demasiado barro.

Fuera de la zona de círculos tenemos el talón, clarísimamente diseñado para el agarre en descenso o en frenada y con un gran biselado trasero que me recuerda a otros modelos como los de la línea PureProject de Brooks, las Runventure de Topo Athletic, …

En el antepié, son filas de tacos muy separadas entre sí (tanto como el grosor de cada fila) y orientadas haciendo una gran flecha para favorecer la tracción. Ahí sí que se me ha quedado algo más de barro, pero lo sueltan rápido al pisar zonas duras.

En principio, tienen una ranura de flexión longitudinal, pero creo que hace más efecto el hecho de que quede espacio entre la fila exterior de tacos y el resto de la suela que por la propia ranura (la vemos en amarillo). Algo análogo para la ranura transversal que hay entre los metas. La que se supone que hay separando al dedo gordo, apenas se nota, incluso doblándola ex profeso.

Sin duda, la suela es un gran valor dentro del global de las All Out Charge, me ha gustado mucho.

Upper y Horma:

Calidad de los materiales, buenos acabados y buena sujeción serían las tres cosas que más destacaría del upper de las All Out Charge aunque, hablando de Merrell, que destaque esto no es una novedad porque suelen cuidar mucho esos tres aspectos.

Aunque como hemos ido viendo las All Out Charge se salgan un poco de lo que había presentado hasta ahora Merrell, a nivel de horma se mantiene la misma línea filosófica: amplitud, sobre todo en antepié, base amplia y buen ajuste para sujetar bien el pie y que no se desplace en exceso a pesar del espacio que tiene.

La base del upper es una doble capa con rejilla fina en el exterior y tejido suave por el interior, que es ligerísimamente elástica y se ajustaría al pie casi como un calcetín si no fuera por la amalgama de refuerzos exteriores que tiene sobre ella.

No está excesivamente recargada para ser una zapatilla de trail running, pero sí que tiene los suficientes como para que se note mucha más estructura que en otras zapatillas de la marca. Además, en general, podemos diferenciar claramente la parte interior de la exterior como vamos a ir viendo.

En antepié, la puntera tiene la parte central y exterior con un refuerzo plástico que llega hasta la zona del juanete y que envuelve a una pieza de material sintético que se prolonga hasta la ojetera. Ese plástico evita los roces y que se descarne esa pieza.

Merrell All Out Charge

Por la cara interior tienen una capa de un material del que no sabría decir la composición pero que es un tanto plasticoso, quizá tirando a nylon, relativamente rígido y muy robusto. Esta pieza se prolonga hasta el talón de manera que toda la parte interior de la zapatilla está protegida y tiene una gran estructura lo que le da además un plus de cara a evitar las pisadas descontroladas. Esto, combinado con el buen apoyo que hay en la mediasuela las hace muy recomendables para quienes necesiten un puntín de soporte, bien porque tienden a pronar con el cansancio o porque tienen cierta inestabilidad en la pisada.

Merrell All Out Charge

La zona del mediopié es muy rara, las cosas como son. Por un lado, tienen una especie de exoesqueleto con varias tiras sintéticas que salen desde la mediasuela hasta la ojetera y configuran lo que llaman Hyper Wrap. Esto se complementa con unas tiras que hacen las veces de ojal y que atraviesan el upper de manera que el cordón no tira directamente de él sino que lo hace estirando esa tira. De esta manera, se consigue tanto o más ajuste y se disminuyen las presiones, se permite que el upper deforme mejor durante el ciclo de la pisada, etc.

Merrell All Out Charge

Está muy bien pensado pero tiene el inconveniente de que esas tiras se pueden salir en el caso de que le quites los cordones, por ejemplo, para lavarlas. Es una molestia ínfima porque eso no se hace cada día pero hay que ponerla encima de las mesa, que uno intenta ser meticuloso en el análisis ;-D

 

Merrell All Out Charge

La lengüeta es tipo burrito y sale desde la parte exterior, por lo que no requiere de tiras en la mitad para sujetarla para que no se desplace hacia los laterales o se baje. Desde abajo sale directamente desde la puntera con lo que no tiene la costura típica de esa zona y por encima de ella salen las tiran que hacen de ojales exteriores.

Merrell All Out Charge

El acolchado es mediano y, aunque puede costar las primeras veces acostumbrarse a este tipo de lengüeta, una vez que te haces a ella, va fenomenal.

Los dos últimos ojales quedan fuera de esas tiras centrales y, en principio, no debería ser necesario recurrir al último porque cierran muy bien no sólo el empeine, sino también el collar.

El acolchado del collar es bastante reducido, pero más qe suficiente porque los rebordes son redonditos y se envuelve muy bien a los maléolos. En la zona del aquiles, se ha dejado blandita una buena zona, con lo que no debería haber problemas por presiones o rozaduras.

Merrell All Out Charge

La forma del talón es muy redondeada y se inclina ligeramente hacia dentro así que abraza muy bien al pie.

Es bastante transpirable, más de lo que pensé el primera vez que las vi, la impermeabilidad es nula por la gran cantidad de rejilla que tienen y, de cara a la durabilidad, creo que cumple bastante bien, incluso con nota en algunos puntos,

También hay que destacar el gran reflectante que tiene recorriendo todo el exterior y la plantilla, que es de EVA y con tratamiento antibacteriano.

Quizá se le podría poner algún faldón lateral, bolsillos para guardar el exceso de cordón, … pero creo que ese tipo de cosas no serían necesarias como obligatorias en una zapatilla con este perfil de uso (sí lo serían si fuera para trail más técnico y cañero).

En general, el ajuste que se consigue es muy bueno y se podría decir que “para todos los públicos” porque tienen amplitud y permiten que luego te las ajustes hasta dejarlas niqueladas, aún con pies y tobillos muy finitos.

No me termina de convencer la cara interior siendo toda de este tipo de material, creo que se podría “vaciar” bastante y hacer algo similar a lo de la cara exterior, que le haría ganar en flexibilidad y ahorra unos grametes, todo ello sin mermar la gran capacidad de ajuste.

Otra pega, aunque ésta es más bien personal sería el primer ojal interior, que puede llegar a molestar si hay exceso de presión por cómo nos hemos atado los cordones, porque queden algo grandes y flexen incorrectamente, ..

Corriendo con las All Out Charge:

Me cuesta arrancarme en este apartado de la dinámica, no porque no sepa cómo se mueven las All Out Charge, sino porque me es complicado clasificarlas claramente en un segmento y eso dificulta la valoración, sobre todo, a la hora de compararla con posibles rivales o valorar si cumplen o no con lo esperado.

Merrell All Out Charge

Son unas zapatillas que no son “puras” sino que tienen un poco de todo: van bien para rodar con ellas, sirven como zapatillas de trekking, corren bien por terrenos ligeramente técnicos y duretes, tragan todos los kilómetros pisteros que se quiera, …

Centrando un poco el tiro: son para ir a ritmos medios como mucho, bastante robustas, no excesivamente flexibles, no le hacen ascos de primeras a ningún terreno (salvo al liso mojado), protegen bastante en la suela y en el upper, …

Es decir, son unas zapatillas multipropósito, multiuso que pueden dar mucho juego a quien quiera algo versátil, para quien disfruta saliendo con cierta calma y que quiere combinar ratos de correr con ratos de pateo, meterse por pistas y por tramos algo más complicados y que todo ello lo pueda hacer con unas únicas zapatillas y con las mismas garantías en todo momento.

No son para estresarlas con los ritmos, sino que son más bien para ir “de tranqui” pero al ser relativamente ligeras (alrededor de los 292 gramos en el 9 USA) y dar mucha sensación de seguridad, devoran kilómetros con una facilidad pasmosa. Son las típicas zapatillas que te debes plantear para los días de recuperación, para los que sales sin pensar en la hora de vuelta a casa o, por qué no, para ésos en lo que vas a combinar un día por el monte, con su parte de entrenamiento, pateo, vida social, etc. porque puedes llevarte únicamente las All Out Charge.

 

Merrell All Out Charge

Independientemente del terreno, el comportamiento es muy bueno, dan mucha seguridad y se agarran bien en todas las superficies. Ojalá muchas de las zapatillas cañeras tuvieran ese agarre. Sólo flaquean si está mojado y si el terreno es liso (p. ej. asfalto), pero no patinan, simplemente es que la adherencia no es tan buena como en otras superficies.

El tacto de la amortiguación es más bien firme así que sacan su potencial sobre todo en terrenos que tienden a blanditos porque no se pierde tanta energía.

La sujeción es muy buena y el upper tiene una muy buena estructura y protege muy bien al pie. No es como para ponerse a jugar al fútbol con las piedras pero el terreno tiene que ponerse francamente complicado para que echemos realmente en falta una mayor protección. Además, el punto de amplitud que tiene en la base y, sobre todo, en la puntera, desahoga mucho y permite que se puedan llevar durante horas con un gran confort.

Además, resiste muy bien el desgaste a nivel de la suela y el upper y, por lo visto, diría que también a nivel de la mediasuela así que se le pueden sacar un buen número de kilómetros y horas de disfrute.

La flexibilidad también está bien aunque no estaría de más que pudiera flexar un poquito más, siempre que eso no afectara a su estabilidad, que es francamente buena, casi podría pasar por una zapatilla con cierto soporte leve.

Como veis, son unas zapatillas que se defienden bien prácticamente en cualquier situación y que, aunque son muy diferentes a lo que tradicionalmente asociamos a Merrell, es bueno tenerlas en cuenta porque plantean cosas muy interesantes.

De hecho, aunque alguno me ha tachado de loco, creo que gracias a esa versatilidad podrían ser una muy buena opción como zapatillas de competición para pruebas de larga distancia (ultra trail) porque sabes que no te van a fallar, que vas a poder ir bien por todos los terrenos (desde el asfalto hasta el trail running), no vas a ir a ritmos exigentes, no son pesadas, …

Merrell All Out Charge

PROs & CONs:

PROs:

  • Agarre y comportamiento de la suela muy bueno en casi todas las situaciones.
  • Muy versátiles para ritmos medios
  • Calidad de los materiales y acabados.
  • Ajuste muy bueno.

CONtras:

  • Cara interna del upper más rígida de la cuenta.
  • Agarre en mojado en superficies lisas.
  • Los cordones funcionales, pero un tanto malillos.

Usuario Tipo:

Para quien quiera unas zapatillas de trail running multipropósito, que valgan un poco para todo, para rodar a ritmos medios o tranquilos, con muy buen agarre, gran protección, buen ajuste con una puntera holgada y relativamente ligeras.

Las tendría en cuenta para pruebas de trail running de larga distancia para quienes vayan con la idea de ir medianamente tranquilo.